Foto: Luciano Perdiguero.

En la vigilia de una nueva sentada masiva para protestar contra los desmedidos aumentos dispuestos por UCASAL, los estudiantes realizaron un acampe pacífico que en ocasiones intentó ser interrumpido por distintas autoridades.

Como era de esperarse, la lluvia no fue lo único que amenazó la pacífica jornada de protesta que llevaron adelante los estudiantes de la casa de altos estudios. Y es que desde las primeras horas, mientras gestaba la convocatoria, las patrullas policiales se hacían ver merodeando la zona en un vano intento de intimidación a los manifestantes que, entre mates y guitarras, se preparaban para pasar la noche.

Foto: Luciano Perdiguero.

Los problemas no tardaron en llegar y surgieron nada más y nada menos que por un baño químico que los alumnos habían instalado en el lugar. Personal policial se acercó a informar que por tratarse de un espacio público debían retirar el sanitario del lugar y, ante la negativa de los presentes, amenazaron con desalojarlos por la fuerza. Lo que la Policía ignoraba (o no) era que el terreno en el cual se encontraban los estudiantes pertenece a una mujer que, tras recibir varios llamados en los cuales le advertían de supuestos disturbios en su propiedad, debió hacerse presente. Al notar que las advertencias eran falsas y que los alumnos no generaban conflicto alguno, la mujer autorizó a los mismos a permanecer en el lugar y se retiró.

Foto: Luciano Perdiguero.

Ya en horas de la mañana, la jornada de los alumnos se vio nuevamente interrumpida cuando un empleado de la Municipalidad de la Ciudad de Salta, acompañado por policías, se presentó al lugar e intentó desalojar a los jóvenes aludiendo nuevamente a que se trataba de un espacio público y a una supuesta denuncia realizada por parte de la Universidad Católica de Salta. El hombre, jactándose de sus años y del volumen de su barba, intentó provocar a quienes se negaban a firmar una notificación.

Anoche, los guardias de la católica llamaron a la supuesta dueña del "terreno privado" donde estábamos acampando, le…

Publicado por Jésica Beltrán en Viernes, 13 de diciembre de 2019

A pesar de los incidentes, los estudiantes se mantienen firmes y no están dispuestos a ceder ante las constantes presiones. Cabe recordar que a horas 16 se realizará una nueva sentada masiva en la rotonda de UCASAL para continuar con la lucha contra el aumento. Alumnos invitan a estudiantes de las distintas universidades e instituciones y al público en general a participar del reclamo.