La liderada por los hermanos Castedo | Comienza el juicio a la banda narcocriminal más importante en la historia salteña

Raúl Castedo (izquierda) y Delfín Castedo (derecha).

El principal acusado es Delfín Reynaldo Castedo como jefe de la asociación ilícita; su hermano Raúl como miembro de la asociación ilícita y su esposa Mabel del Carmen Araujo por lavado de activos de origen delictivo.

Otros tres imputados son también parientes, Alberto Yudi, Mario Alberto Yudi, Luis Yudi, a quienes se les atribuyen los delitos de asociación ilícita y encubrimiento calificado de lavados de activos de origen delictivo. El séptimo imputado, Eduardo «Pinto» Torino, será juzgado como integrante de la asociación ilícita y se le atribuye haber actuado como testaferro de Castedo. El juicio lo llevará adelante el Tribunal Oral en lo Federal N° 1 de la ciudad de Salta y sin siete las personas que serán acusadas de integrar una de las más poderosas organizaciones narcocriminales en la zona de la frontera con Bolivia.

“Se prevé escuchar a unos 200 testigos, entre ellos parientes de la pequeña productora rural y comerciante Liliana Ledesma, cuyo asesinato, el 21 de septiembre de 2006 en Salvador Mazza, habría sido ordenado por los hermanos Castedo. La causa por este hecho está radicada en la justicia provincial, que hasta ahora viene demorando reiteradamente la realización del debate oral”, destacó la sección local del diario Página 12 en su edición de hoy.

Desde ese crimen los hermanos Castedo estuvieron prófugos. Raúl fue detenido poco después en Bolivia de donde fue extraído a principios de 2016 y en julio de ese año fue detenido su hermano Delfín en la provincia de Buenos Aires. Ya en Salta fueron imputados tanto en la justicia provincial por el crimen de Ledesma y por la Justicia Federal por narcotráfico, condición en la que esperan el juicio. “Si bien al principio estuvieron alojados en el Complejo Penitenciario Federal del NOA, con asiento en la ciudad de General Güemes, a 60 kilómetros de la ciudad de Salta, en noviembre de 2019 fueron trasladados a la cárcel federal de Ezeiza, luego de que se descubriera que preparaban un plan de escape”, recordó el medio ya citado.

Por otro lado, el clan Castedo no se agota en los hermanos ahora sometidos a juicio. En enero de 2018, otro hermano, Roberto César Castedo, fue detenido en Hipólito Yrigoyen (departamento Orán) cuando transportaba casi 100 kilos de cocaína. Y otro hermano, Rafael Castedo, fue imputado por asociación ilícita.

En enero de 2019 la policía boliviana detuvo en la ciudad de Yacuiba a Mario Morfulis Herrera, sindicado como uno de los más grandes narcotraficantes de droga al país. Morfulis Herrera es el marido de Roxana Castedo, la hermana que tiene la finca en Bolivia.