El incremento de los precios produce cambios de consumo ante la pérdida de poder adquisitivo. Advierten caída en consumo de leche pér cápita.

La marca líder en el mercado, La Serenísima, informó el aumento de los precios de sus productos en torno al 10%. Para la asociación de consumidores Deuco, en los últimos 12 meses la suba llega al 92,7 por ciento, a pesar de haber sido incorporada en el paquete de alimentos “beneficiados” con la quita del IVA.

Por la suba del costo de vida y la pérdida de salario, el consumo de la leche por habitante retrocedió este año a 176 litros per cápita, la cifra más baja desde 1990. Los datos surgen del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina que depende del Ministerio de Agroindustria y fueron publicados en septiembre.

El precio de la leche en sachet entera y descremada de La Serenísima, analizó Deuco, pasó de 44,20 pesos en agosto a 48,70 pesos en septiembre; la leche ultra entera con hierro subió de 45,60 a 50 pesos; la leche entera reducida en lactosa de 46,60 a 51,30; y la leche UAT, entera o descremada, lo hizo de 53 a 58,20 pesos por litro.

De hecho, un relevamiento de precios que hizo el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala señaló que la inflación en septiembre escaló 6,2 por ciento registrando así el valor más elevado del año. El incremento se concentró en los alimentos: harinas, carnes, manteca y quesos registraron subas de dos dígitos.

El trabajo del ITE advierte que la escalada inflacionaria fue impulsada por la suba en Alimentos y Bebidas (6,5%), además de Equipamiento y Mantenimiento del Hogar (10,4 por ciento) y Atención Médica y Salud (9,9 por ciento).