Ganó la interna del macrismo | Zapata, el opositor que triunfó en Salta

Con más del 90 por ciento de las mesas escrutadas, el actual diputado provincial confirma su ascendencia como un político que se impuso a fuerza de críticas a Sáenz y el apoyo de pesos pesados como Olmedo y Romero.

Al cierre de esta edición, el porcentaje de mesas escrutadas en la provincia alcanzaba el 91,82 por ciento y la interna del macrismo salteño parece ya definida: Carlos Zapata será el candidato a diputado nacional de Juntos por el Cambio+.

Zapata, de Juntos Somos +, alcanza el 36,51 por ciento, 59.906 votos con los que se despega del resto de las listas que integran el frente, dejando a Inés Liendo en segundo lugar (29,76) con 48.840 votos.

Se trata de un triunfo que confirma el lugar de verdadero opositor que ocupa Zapata en este momento en la provincia. El único que consigue a través de votos y discursos un rol que incomoda al gobierno de Gustavo Sáenz.

En 2019, Zapata, actual diputado provincial, ingresó a la Legislatura en segundo lugar de la lista que encabezaba Cristina Fiore. En dos años logró un despegue inesperado y sorprendente para el que no sigue la dinámica de la política salteña. Un día a día que explica un ascenso obtenido a partir de un duro trabajo y una postura siempre opositora que no se reflejó de la misma manera en el kirchnerismo, quizás el lugar natural de oposición al gobierno provincial.

Fue en su banca de la Legislatura donde Zapata se convirtió en un referente de la oposición al gobierno de la provincia. Con discursos en los que cuestionaba gastos y la gestión de Sáenz pero también elevaba reclamos de organizaciones sociales, el ahora candidato a diputado nacional forjó el resultado de esta noche.

Y no es un dato menor el de esos movimientos sociales que Zapata amplificaba en la Legislatura. Esos luchadores se lamentaban por lo bajo al reconocer que era Zapata y no un kirchnerista quien llevaba la bandera opositora y hasta aceptaba hablar en su nombre.

Su desempeño en la Legislatura fue clave, ya que Zapata no posee un armado político capaz de posicionarlo. Sin embargo, recibió espaldarazos que resultaron fundamentales, como los de Alfredo Olmedo y Juan Carlos Romero, que lo apoyaron y fortalecieron su candidatura.

Además, Zapata polarizó la elección al ubicarse en el rincón opuesto al gobierno nacional. Usó la grieta a su favor y también sumó el respaldo de sectores como el Partido UNO, representante de los evangelistas.

«Voy a decirle basta al kirchnerismo dentro del congreso nacional», asegura Zapata desde sus spots. Su triunfo puede significar un llamado de alerta inclusive para la provincia.