La inflación de octubre en Argentina fue superior a la que Ruanda, Kuwait y Tanzania tuvieron en todo el 2017

La afirmación surge de datos del FMI e indican que la inflación de octubre en Argentina (5,4%) tuvo más inflación que 138 países en todo el año pasado.

Traduzcamos para evitar malos entendidos: en 138 naciones aumentaron sus precios en todo el año anterior en menor proporción de lo que Argentina lo hizo en el mes pasado. La noticia fue confirmada por el portal Infobae que se valió de los datos producidos por el Fondo Monetario Internacional.

Allí se especifica que los países con menor inflación en 2017 apenas se acercaron al medio punto porcentual: Irak (0,2%), Cabo Verde (0,3%), Israel (0,4%), Singapur (0,4%) y Panamá (0,5%) compusieron el top 5 de los países con menor inflación.

Además, también hubo casos de deflación. Es decir, los precios bajaron a lo largo del año. En ese caso, los casos llegaron a diez: Togo (-1,6%), Guinea-Bissau (-1,3%), Arabia Saudita (-1,1%), Djbouti (-1%), Senegal (-0,7%), Chipre (-0,4%), Aruba (-0,3%), Guinea Ecuatorial (-0,2%), Ecuador (-0,2%) e Irlanda (-0,1%).

Del otro lado del espectro, se encontraron los países con aumentos de precios más altos, notablemente por encima de la marca de los dos dígitos, dato que no es menor cuando se considera que sólo 21 países tuvieron una escalada en las góndolas de esa magnitud. Los mismos fueron: Venezuela (2.818,2%), Sudán del Sur (117,7%), República Democrática del Congo (55%), Yemen (53,5%), Libia (34%), Egipto (29,8%), Sudán (25,2%), Argentina (24,8%), Angola (23,7%), y Uzbekistán (18,9%).

En total, promediando todos los países que enviaron información al Fondo Monetario, la inflación mundial promedio de 2017 fue de 3,3 por ciento. En el desagregado, se notan diferencias cuando se comparan países desarrollados con aquellos emergentes, como Argentina. En los primeros, la inflación promedio fue de 1,7% en 2017, considerablemente por debajo del 4,5% promedio para los emergentes. En ambos casos, la cifra mensual de octubre de 5,4% fue mayor.

La expectativa para los dos meses que restan del año –tanto del Gobierno como del sector privado– es una baja importante. Así, Argentina mejoraría su posición en el ranking, acercándose a la mitad de tabla.