La hoguera de las vanidades | PRO salteño: las acusaciones en redes sociales se amplifican en radio del espacio

Una militante macrista acusó por las redes sociales de aprietes y violencia psicológica al interventor partidario, quien negó las acusaciones. El debate terminó publicado en la emisora identificada con Martín Grande, otra figura del PRO.

Fabiana Castillo es la militante del PRO local que usó la cuenta de Facebook del partido para denunciar al interventor del partido, Martín Pugliese, por violencia verbal y aprietes psicológicos. “En el día de hoy, 28 de septiembre, he sido víctima de una conducta autoritaria por parte del Sr. Martín Pugliese (…) por expresar en un grupo que se supone es de debate y de crítica, lo que siento como militante hubiera sido la postura correcta del espacio ante la suspensión de las PASO en Salta” dijo para contextualizar la situación. Luego agregó que el partido fue tomado por arribistas y aseguró que su publicación estaba dirigida a la presidenta del partido, Patricia Bullrich, para informarle que “el partido perdió su espíritu democrático”. Castillo indicó que también se burlaron de ella y ante su respuesta le dijeron jocosamente que los denunciara al Polo de la Mujer.

El interventor Martín Pugliese también usó la red social para responder las acusaciones y calificarlas de injustas en tanto lo que Castillo criticaba eran decisiones adoptadas por la Comisión de Acción Política del partido integrada por José Gauffin, Cecilia Pinedo, Graciela Lena, Inés Liendo, Leonardo Aguilar y Sofía Sierra. “Vos, como cualquier otro afiliado, tenés pleno derecho a disentir con cualquier opinión mía o de la CAP, pero eso no te autoriza a enviar cuatro veces seguidas el mismo chat, diciendo que una decisión de la CAP es una vergüenza”.

Sobre cómo terminó el desaguisado no sabemos. Sí que el mismo fue publicado por la emisora FM profesional, referenciada en Martín Grande, otro dirigente del PRO. La conducta claramente escapa al criterio periodístico del mencionado y sí se parece mucho más a una forma de dirimir litigios políticos internos.