La foto de la semana | Burgueses y proletarios salteños unidos por el derecho animal

La Jornada de Derecho Animal reunió a pocas pero influyentes personas como la diputada Bettina Romero y el legislador trotskista Arturo Borelli. Proteccionistas se ilusionan con que los pichichus ayuden a cerrar la grieta de clase.

El fotógrafo ocasional que captó la imagen, aseguró a CUARTO que al momento de tomar la fotografía sintió una sensación parecida a la que alguna vez relatara Alberto Díaz Korda cuando – el 5 de marzo de 1960 – capturó la imagen del “Che” que hoy es ícono universal. “Fue un instante de suerte», relató el sorprendido fotógrafo quien aseguró que al percatarse de la identidad de los que se sentaban juntos, se tomó casi un minuto para dejar registro visual de tamañas presencias en encuentros tan importantes para los días que corren.

El resultado es la imagen que ilustra esta nota: la hija del ex gobernador con un tailleurcito de dos piezas negro tipo chanell cuya elegancia es sólo evidente para los dueños de una mirada sutil y preparada para la moda; una Bettinita que apenas deja ver una leve sonrisa y sus ojitos achinados por la concentración propia de quienes han concluido que los animales además de derechos, poseen alma. A su lado, con los brazos cruzados, el diputado provincial Arturo Borelli es la encarnación misma de la indignación ante todo tipo de injusticia social y tiene la mirada desafiante que parece estar escrutando el futuro; un Borelli que con su camisa por fuera del pantalón, también deja en claro que las férreas leyes de la moda no es algo que deba acatar un trotskista que se precie de tal.

Ambos participaron de la Jornada de Derecho Animal que se realizó ayer en la sede de FUNDARA que preside la hija del ex gobernador.