El músico volvió a manifestarse sobre un tema de interés global y exigió empatía “con nuestros hermanos palestinos”. Antes había apuntado contra Estados Unidos por su injerencia en el conflicto en Venezuela.

“Si crees en los derechos humanos, Madonna por favor no toques en Tel Aviv”. Así se tituló una nota que Roger Waters escribió en el diario británico The Guardian y en la cual volvió a marcar posición sobre un tema de alto voltaje político-cultural.

El integrante de Pink Floyd pidió “empatizar con nuestros hermanos palestinos” y solicitó a la cantante que suspenda su show, cuya presentación será en mayo, en el marco del concurso de canto Eurovisión.

Roger Waters señaló que los artistas deben tener una clara postura respecto a los derechos humanos: o se está a favor o se está en contra. En ese sentido, el cantante explica que en Palestina se vive “bajo un régimen de ocupación de apartheid profundamente represivo”, por lo que considera que sería ético no presentarse en Tel Aviv.

Anteriormente, el músico sentó postura sobre Venezuela y reclamó que se respete la soberanía política de los países, por lo cual criticó la injerencia estadounidense en el conflicto. De igual forma lo hizo tras la detención a Julián Assange: calificó al gobierno británico de ser cómplice de EEUU.