Ing. Sandra Carral Garcín.

En 2006, a los 84 años, escribió una carta abierta al entonces presidente de la Comisión Nacional de Agricultores de India, que tuvo repercusión mundial.

Bhaskar Save, considerado como el Gandhi de la Agricultura Natural, escribió en 2006, a los 84 años, una carta abierta al entonces presidente de la Comisión Nacional de Agricultores de India, que tuvo repercusión mundial. A esa carta siguieron otras, así como una serie de publicaciones sobre su praxis.

Municipalidad de Salta

Su granja de casi 6 hectáreas en el estado de Gujarat (costa oeste de India) es un conjunto mixto de frutales naturales y cultivados, cultivos estacionales y viveros. Sigue siendo una de las mejores granjas orgánicas del mundo, aún después de su fallecimiento, a los 93 años, en 2015.

Según Bharat Mansata*, traductor y amigo de Save, el rendimiento de esta granja (en todos los aspectos relativos a la cantidad producida, calidad nutricional, gusto, diversidad biológica, sostenibilidad ecológica, conservación del agua, eficiencia energética, y beneficio económico) es superior al de cualquier granja “química”, siéndolo con insumos externos casi nulos y mínimos costos de cosecha.

Este escrito de Save trasciende el tiempo y el espacio, y la ocasión para la cual fue realizado, una convocatoria de las autoridades indias a los agricultores para manifestar su opinión en relación con políticas públicas del sector.

Así es como resume en varias páginas, la sabiduría de una agricultura tradicional milenaria, y el contraste entre la agricultura natural y la agricultura química (producto de la “Revolución Verde”**, un modelo de producción agrícola generado en Estados Unidos, en 1944, expandido en el mundo por la FAO -Food and Agriculture Organization- para resolver el hambre).

En su carta, Save describe los daños que la agricultura química hace a los 6 “Paribals” (factores clave) de la autorrenovación de la Naturaleza. Tres de ellos interaccionan con el sol: aire, agua y suelo. A su vez, éstos accionan conjuntamente con los otros 3 “Paribals” que son los órdenes de la vida: el mundo de las plantas, el reino de los insectos y microorganismos, y el reino animal, manteniendo los 6 “Paribals” un balance dinámico.

También define 4 Principios de la Agricultura en armonía con la Naturaleza. El primero de ellos establece que “todos los seres vivientes tienen igual derecho a vivir”, razón por la cual, la agricultura debe ser no violenta. El segundo principio reconoce que “cada cosa en la Naturaleza es útil y sirve a un propósito en la red de la vida”. El tercer principio enuncia que “la agricultura es Dharma, un camino sagrado para servir a la Naturaleza y a los pares, no puede degenerar en un negocio orientado exclusivamente en la búsqueda del dinero. La ambición cortoplacista para recaudar más, ignorando las leyes de la Naturaleza, es la raíz de problemas que siempre se incrementan”. Y el cuarto principio es el de la “regeneración de la perenne fertilidad”: por él, los humanos tienen sólo el derecho a los frutos y semillas de los cultivos que hacen crecer. Éstos constituyen el 5-15 % de la biomasa de las plantas (rendimiento). El resto (95%, 85%) de esa biomasa -residuo de los cultivos- debe volver al suelo para renovar su fertilidad, sea directamente como abono vegetal, o como abono procesado por los animales de la granja que han sido alimentados con ese resto. Si esto se cumple religiosamente, no será necesario ningún aporte externo y la fertilidad de la tierra no declinará.

Una comparación entre la agricultura química y la agricultura orgánica caracteriza el pensamiento y praxis de Save:

– la agricultura química fragmenta la red de lo vivo, la agricultura orgánica lo nutre en su totalidad

– la agricultura química depende de los combustibles fósiles, la agricultura orgánica del suelo vivo

– la agricultura química ve la tierra como un sustrato inerte, la agricultura orgánica sabe que su tierra desborda de vida

– la agricultura química contamina el aire, el agua y el suelo; la agricultura orgánica los purifica y los renueva

– la agricultura química utiliza grandes cantidades de agua y vacía las napas freáticas, la agricultura orgánica requiere mucho menos irrigación y recarga de agua el suelo

– la agricultura química practica el monocultivo y destruye la biodiversidad, la agricultura orgánica practica el policultivo y nutre la diversidad

– la agricultura química produce alimentos contaminados, la agricultura orgánica produce alimentos sanos

– la agricultura química tiene una corta historia y porta la amenaza de un futuro sombrío, la agricultura orgánica tiene una larga historia y tiene un brillante provenir

– la agricultura química es una tecnología exógena, importada; la agricultura orgánica evolucionó de forma autóctona

– la agricultura química es propagada por medio de información escolar e institucional malintencionada, la agricultura orgánica se aprende de la Naturaleza y de los agricultores

– la agricultura química beneficia a los comerciantes y a los industriales; la agricultura orgánica beneficia a los agricultores, al medio ambiente y a la sociedad en su conjunto

– la agricultura química roba la autonomía y la autoestima de los agricultores y de los pueblos, la agricultura orgánica los restaura y los refuerza

– la agricultura química conduce a la ruina y a la miseria, la agricultura orgánica libera de las deudas y de la desgracia

– la agricultura química es violenta y entrópica, la agricultura orgánica es no violenta y sinérgica

– la agricultura química es una falsa “revolución verde”, la agricultura orgánica es una verdadera revolución verde

– la agricultura química es cruelmente materialista, la agricultura orgánica está sosteniblemente enraizada en la espiritualidad y la verdad

– la agricultura química es suicida, yendo de la vida a la muerte; la agricultura orgánica es la vía de la regeneración

– la agricultura química es el vehículo del comercio y de la opresión; la agricultura orgánica es el camino de la cultura y de la coevolución

En esta reseña de los valores de la agricultura orgánica en palabras de Bhaskar Save, encontramos la sustancia de un concepto muchas veces vapuleado, disminuido, y también utilizado para fines contrapuestos a su verdadera esencia.

Es lo que está ocurriendo actualmente en el país, en las tomas de campos y tierras en Entre Ríos y otras provincias, con el pretexto de obtener “alimentos sanos para el pueblo”. Llama la atención por ejemplo, la “selección” de las tierras: cualquier persona que sepa un poco de agricultura orgánica, debe conocer que existe una fase previa de transición para llegar a una producción de calidad orgánica, por decir sana, en tierras que no tienen calidad ecológica. Las conocidas críticas al agronegocio, en particular en lo relacionado con la utilización de agroquímicos y transgénicos, descarta de entrada del “target” a ciertos latifundios donde supuestamente ese tipo de producción se lleva a cabo. También llama la atención la presencia de funcionarios del gobierno nacional en las tomas ilegales, funcionarios que no vemos en los medios criticando, por ejemplo, el plan agroindustrial*** para producir 200.000.000 de toneladas de cereales, oleaginosas y legumbres, de aquí a 2030, con la proyección de captación de 500.000 a 1.000.000 de hectáreas agrícolas en zonas de exclusión -donde sólo se puede aplicar fitosanitarios compatibles con la producción orgánica- y de amortiguamiento -zona lindante a la de exclusión-. Todo esto con el uso de “nuevas tecnologías seguras” AgTech (que incluyen OGM -Organismos Genéticamente Modificados- y agroquímicos).

El nuestro es un país de grandes contrastes pero también de mucha simulación, que incluso puede ser instrumentalizada desde el poder. De allí la necesidad de revenir de tanto en tanto a los verdaderos fundamentos.

Bibliografía:

The Open Letter from Bhaskar Save to MS Swaminathan

Lettre ouverte de Bhaskar H. Save (sur l’Agriculture de l’Inde)

Bharat Mansata: Bhaskar Save, the Gandhi of Natural Farming

La Revolución Verde: de cultivos para alimentar a cultivos para dominar

Ambicioso plan del gobierno para producir 200.000.000 de toneladas