El Indec informó ayer que si bien hubo una leve mejora respecto a diciembre, en febrero el uso de las maquinarias registró una caída no vista desde hace 17 años.

El uso de la capacidad instalada en la industria marcó una caída de 58,5% en febrero, el peor registro desde la crisis del 2002. Sin embargo, mostró una leve mejora respecto al 56% que alcanzó en enero y diciembre, aunque esto no demuestra una recomposición en el aparato productivo.

Los tres sectores con mayores índices de capacidad ociosa lo tienen el metalmecánica con un 68%, el automotriz con el 42,1% y el textil con un 43,2%. Es decir que en dichos rubros las maquinarias operan a menos de la mitad.

Mientras tanto, el del tabaco utilizó un 72,9% de las maquinarias, seguidos por la refinación de petróleo y el papel y cartón, los dos sectores con un 71,7% de operación, y las sustancias y productos químicos que registraron uso en torno al 69,4%.

Los principales factores de la merma en la utilización de maquinaria se debe a la contracción del consumo interno, la apertura de importaciones y los altos costos productivos a razón del aumento del dólar y los servicios públicos.