Julio Quintana: «Insistimos en la necesidad de una huelga general y un congreso de bases»

Julio Quintana

El referente trotskista del partido Política Obrera y ex diputado provincial pasó por CUARTO OSCURO (FM La Cuerda 104.5). Ahí adelantó la llegada del reconocido militante y economista Marcelo Ramal que estará en Salta Capital y Orán antes de fin de mes. Aprovechó además para señalar cuál es el enfoque que desde su sector de la izquierda le dan al proceso electoral venidero.

Consultado primeramente por cómo viven en Política Obrera estos meses previos a las elecciones de 2023, Quintana comentó: «Estamos encarando una campaña política, pero no bajo el eje estrictamente electoral. Porque, por ejemplo, hoy en día los datos que le importan a la población que vive de su trabajo son que la inflación sigue desbocada. Todas las medidas que han permitido estabilizar al gobierno después de la caída de Guzmán, que ha sido este famoso bono dual de Massa; este dólar soja, un tarifazo segmentado que está desdicho porque tiene un tope de utilización de 400 kilowatts por familia. Entonces, todas estas medidas son absolutamente inflacionarias».

Luego acotó: «Y si bien hoy en día el gobierno junto con una suerte de unidad nacional en los hechos que se ha armado en torno a Massa y sobre todo después del atentado contra Cristina Fernández de Kirchner, festejan que el Fondo Monetario Internacional le da un laudo, así como el Departamento de Estado norteamericano, es decir el gran capital le da un laudo. Pero  lo que están exigiendo es que se vaya a fondo con un proceso devaluatorio que se está generando hoy en día sobre la base de este dólar soja y las medidas que está tomando el gobierno. La población Argentina no tiene ni un segundo de paz desde este punto de vista, porque apenas parece mejorar la situación. Se viene otra escalada inflacionaria, otro proceso devaluatorio y esto va a condicionar indiscutiblemente todo el proceso electoral».

Entonces, en el contexto de ajuste, la pregunta hacia el referente de Política Obrera fue qué respuesta política se da en este caso desde la izquierda. Quintana aprovechó para adelantar una serie de agitaciones públicas que realizarán  el próximo 27 y 28 de septiembre Colonia Santa Rosa y Salta Capital, con el dirigente nacional Marcelo Ramal. «Ahí plantearemos la necesidad de que ante un cuadro de esta característica, los trabajadores tenemos que comenzar a discutir cómo intervenimos en el proceso político y sobre la base de la lucha por nuestras reivindicaciones, peleamos por una salida política propia y por eso planteamos la necesidad de luchar por una huelga general y por un Congreso de trabajadores para saldar esta ausencia política de los trabajadores como clase».

Y amplió: «Nuestra campaña más que electoral, va hacia un problema mucho más profundo que indudablemente, en la medida que se impongan las elecciones y aquellas que se deriven de la crisis, porque todavía no está clara muchas cosas, vamos a intervenir con esta perspectiva. El problema central para nosotros, por lo tanto, es ver en ese sentido cómo la clase obrera va armando a través de sus luchas un proceso de organización, un proceso de desarrollo de posiciones políticas para acabar con una sujeción a una burocracia sindical, a tendencias políticas que en la medida que se reivindican o nacionales y populares o liberales o de centro derecha, son todas agentes del Departamento de Estado norteamericano que hoy en día las ha alineado a todas detrás del gobierno del Frente de Todos y de Massa, aunque después obviamente existen diferencias formales y hasta ciertas pugnas políticas. Vos fijate, todavía no está claro si va a haber PASO nacionales».

«En última instancia, decir en el mejor de los casos, se debería pensar cómo las elecciones de 2023 no hacen otra cosa que reflejar este enorme crisis del régimen, la bancarrota financiera de Argentina, la tendencia de los trabajadores a buscar una salida propia, como lo demuestran, por ejemplo, las huelgas docentes en varias provincias, etc. Y desde este punto de vista, tratar de abrir un curso Progresivo y no un mero recuento electoral a ver cómo nos va. Esto, por lo menos desde el punto de vista socialista que sostenemos político abrir el histórico Partido Obrero y su tendencia. Nosotros consideramos que este es el enfoque que tenemos que tener», explicó más adelante.

Además, comentó: «Hoy en día, habiendo una enorme necesidad de luchas obreras, los sindicatos bajo las direcciones peronistas históricas y otro tipo de direcciones centro izquierdista, están colaborando con este ajuste fenomenal y eso produce un impacto. Entonces la gente dice, bueno, si no puedo pelear ahora, por lo menos tengo que ver cómo hago bajo el marco de la situación actual. ¿Cómo hago para cambiar esto? Y entonces dices, bueno, veamos qué pasa en la elección, pero después te das cuenta que en la elección las variantes reinantes son todas las que de uno u otro modo han colaborado con este cuadro de caos fenomenal; y en ese sentido, también después esto se despinta. Entonces el problema desde nuestro punto de vista es explicar esta contradicción y mostrar la necesidad de combinar una acción política en todos los terrenos con el impulso de una inmediata lucha por las reivindicaciones fundamentales. Por eso insistimos en la huelga general, por eso insistimos en un congreso de bases que está atado justamente a la perspectiva de que el país hoy en día, bajo las medidas que se han tomado, va a una devaluación y a una hiperinflación que necesariamente va a trastocar más aún el conjunto de las condiciones de vida de los trabajadores y por lo tanto, sobre esa base va a tener obligadamente que desenvolverse una respuesta de conjunto. Esto es lo que tiene que hacer la izquierda para nosotros y no, por ejemplo, cómo asa con el Frente de Izquierda que están en una pelea de tipo electoral que ahora, bajo la suspensión de las PASO, por ejemplo, en la provincia, lo más probable que se terminen matando y a nivel nacional también, si se si se eliminan la PASO, va a pasar lo mismo».