Exigen la intervención del Estado para lograr mejores condiciones de seguridad. La mina es propiedad de la multinacional Glencore que el año pasado cerró la Fundición El Aguilar en Palpalá, y dejó a 150 trabajadores en la calle.

“Pasadas las 11.30, llegaron a la Ciudad Cultural, en la capital jujeña, ubicada a seis kilómetros de la Casa de Gobierno, hasta donde se movilizaron. Siete horas antes habían partido de El Aguilar para recorrer cada uno de los pueblos del camino, donde los habitantes los esperaron para apoyarlos en sus demandas. Pasaron por Humahuaca, Uquía, Tilcara y Maimará. Desde 1964 no se realizaba una marcha minera tan importante”, destaca la periodista Sabrina Roth en una nota que el diario Página 12 publicó en su edición de hoy.

El paro por tiempo indeterminado ya tiene una semana y según informa la prensa jujeña, los mineros también protestan contra los malos tratos del gerente general de la compañía, Javier Ruiz Díaz. El directivo formó parte de la gerencia de ArZinc, también propiedad de la multinacional Glencore, que en 2016 cerró sus puertas y dejó a 400 trabajadores en la calle. Ante la intransigencia de la empresa, que se niega a apartar a Ruiz Díaz, los trabajadores decidieron permanecer en la plaza central de San Salvador de Jujuy hasta obtener respuestas.

Los trabajadores también reclamaron contra Ruíz Díaz a quien acusan de malos tratos. Cambios arbitrarios de sector de los trabajadores, que no están capacitados para las nuevas tareas y a quienes le exige una productividad que no pueden cumplir y que genera a la vez situaciones de peligro para los obreros. Si bien los trabajadores fueron recibidos por el secretario de Minería, Miguel Soler; el ministro de Trabajo Jorge Cabana Fuz y por el secretario de Gobierno, Oscar Perassi, la prensa indicó que la empresa se negaba a apartar al directivo que tiene denuncias de maltrato. Los obreros, junto a sus familias, decidieron quedarse en la capital jujeña para continuar este martes las negociaciones.

“Actualmente Mina El Aguilar es propiedad de la multinacional Glencore, que en diciembre del año pasado cerró la Fundición El Aguilar en la ciudad de Palpalá, y dejó a 150 trabajadores en la calle. En abril de 2016 cerró la planta ArZinc en Rosario, que empleaba a 400 personas. A partir de entonces, todo el material que extraen de la mina, lo exportan sin procesar en el país”, destaca Página 12 en la nota ya citada.