Franco Ovando fue apuñalado en la madrugada del sábado en un inmueble del Barrio Ciudad de Nieva en San Salvador. El mismo día por la mañana, Franco Barrios se arrojó desde un edificio de la capital jujeña.

Ambos hechos son investigados por el fiscal Diego Cussel, quien intenta determinar si se trató de un homicidio seguido de suicidio. Una de las sospechas es que Barrios pudo haber sido la persona que ingresó al domicilio de Ovando y lo atacó a raíz de una aparente disputa por una mujer. Las páginas deportivas reconocían a Barrios por sus cualidades competitivas, las cuales lo llevaron a sobresalir en torneos nacionales e internacionales de judo y lucha grecorromana, en los que consiguió varios trofeos.

Municipalidad de Salta

“Tomamos conocimiento de un suicidio y está en plena investigación. (Barrios) Se arrojó de un tercer o cuarto piso cayendo sobre un patio de comidas de un shopping ubicado en calle Belgrano”, dijo el jefe de Policía de Jujuy Héctor Herbas. “El fiscal tendrá en las próximas horas el resultado de las pruebas, pero hay una hipótesis fuerte que tendrían relación estos dos hechos”, expresó.

Al conocerla la noticia del suicido del deportista, fueron varios los mensajes y comentarios que lamentaban el deceso del campeón nacional e internacional de judo. Pero también se comenzó a descubrir su pasado violento que en muchos casos provenían de quienes leían las crónicas del suceso cuando no se conocía aun las relaciones con el asesinato de Ovando.

De acuerdo a los médicos forenses, Ovando presentaba al menos ocho puñaladas en su cuerpo, en su domicilio los peritos hallaron manchas de sangre en las paredes y algunos objetos y la Policía secuestró tres celulares que pertenecerían a los dos fallecidos y a una joven.

“Tengo el alma rota, destruida por verte y ver todo lo que está pasando… Tanta injusticia, tanta maldad”, escribió en su cuenta de Facebook Ofelia Ovando, hermana del empresario asesinado. “Así te pagaron… Va a salir todo a la luz, tarde o temprano”, añadió.