Juicio a Pablo Rangeón | Este viernes se conocerá la sentencia

Pablo Rangeón.

En la jornada que pasó declararon los últimos testigos. Al productor de moda lo denunciaron seis mujeres por abuso sexual.

Mañana viernes 22 de julio serán los alegatos y el veredicto del juicio al productor de modas salteño Pablo Rangeón, acusado de 6 casos de abuso sexual.

Ya prestaron declaración las víctimas, el acusado, así como peritos informáticos, psicólogos, asistentes sociales y miembros de la Policía de Salta.

Mañana será la última jornada de la audiencia debate en la Sala 5 del Tribunal del Juicio, integrado por los jueces Gabriela Romero Nayar, Pablo Farah y Mónica Faber.

El representante del Ministerio Público Fiscal, Pablo Rivero, será el encargado de iniciar los alegatos finales de las partes. La defensa del imputado está a cargo de Luciano Romano y Fernando Díaz Zabalaga. En la actoría civil se desempeñan Sandra Domene y Jorge Agüero.

Testimonios finales

La audiencia de debate concluyó ayer con la ronda de testimoniales, donde se escuchó a una amiga del acusado, que prestó declaración por videollamada.

Luego declaró una médica que intervino en la etapa de investigación. Al finalizar su declaración declararon un joven amigo de Rangeón, y finalmente otra joven cuya testimonial había sido ofrecida por las partes.

Una amiga de Rangeón, afirmó que la primera denunciante era pareja del acusado. Negó que trabajara en la escuela de modelos, negó haberla visto golpeada y de igual manera negó haberlo visto maltratar a la hija pequeña.

En las testimoniales la defensa intentó mostrar a la primera denunciante como una mujer obsesionada por Rangeón, reproduciendo estereotipos para desacreditar su palabra.

En la octava jornada de audiencia, declaró también un amigo de la primera denunciante quien dedujo que eran pareja, pero no pudo verificarlo. Recordó que en 2012 o 2013 la joven lo llamó para pedirle ayuda porque Rangeón la había golpeado y dijo que ella vivía con miedo.

Una médica, tía de otra denunciante, contó la cuñada, madre de la víctima, la llamó para decirle que su hija había sido drogada y violada y que le dio instrucciones para que la llevaran al hospital por prevención de enfermedades de transmisión sexual y de embarazo no deseado. La médica relató que su sobrina le dijo que tenía sospechas de que le pusieron algo en la bebida.