viernes 17 de mayo de 2024
8.1 C
Salta

Jimena López Morillo Gugenbichler | La salteña que revolucionó WhatsApp

Varios medios nacionales destacan la historia detrás de TranscribeMe, el bot para los que odian escuchar audios y transforma los audios en texto. La herramienta terminó siendo clave en las escuelas de niños sordos o gente hipoacúsica.

Cuando tenía 14 años, Jimena López Morillo Gugenbichler hizo un curso de física en la Universidad Nacional de Salta, al que iba “por amor al arte”: “Estaba buenísimo. El profesor, Daniel Córdoba, nos mostró cómo la física no era una ecuación o un modelo matemático, sino que hay naturalmente mucho más detrás y eso me encantó”, contó la salteña al sitio El Destape.

Luego estudió ingeniería mecánica y más tarde hizo una maestría en robótica donde descubrió «un poco más lo que era el mundo de la programación”. Hoy es la cara detrás de TranscribeMe, un bot de WhatsApp que desgraba los audios sin necesidad de que lo tengas que escuchar, idea que revolucionó el sistema de mensajería más usado en América Latina.

“Era miembro del Laboratorio CERO que trabaja junto con la Comisión Nacional de Energía Atómica en un reactor nuclear de potencia, que se llama CAREM, que es argentino. Mi trabajo era mayoritariamente programar y analizar datos”, recordó. Mientras crecía profesionalmente, Jimena llegó poco a poco al lugar de trabajo donde surgió la idea madre. Empezó a trabajar en Radar Labs, empresa que hace software, blockchain principalmente, y que, como tiene varias cosas relacionadas a la inteligencia artificial, fue caldo de cultivo (y financiero) para “TranscríbeMe”.

“En noviembre del año pasado, Jime estaba hablando con su familia y notó que la gente estaba totalmente desconectada de la inteligencia artificial, herramienta que usa a diario en su trabajo. Decidió sacar el tema de su casa y lo conversó con un amigo y compañero laboral, Nacho Fabre, ingeniero nuclear, pensando en acercársela a la gente. “¿Cómo podemos hacer para que nuestros amigos y nuestra familia puedan interactuar un poco más con esta herramienta?”, se preguntaron. Con esa pregunta latente, comenzaron a pensar en brindarle una solución a un problema que veían en su vida diaria: los audios de WhatsApp” relató el sitio citado la historia de TranscríbeMe

“Estábamos en reunión todos los días con la compu y trabajábamos los dos de forma remota. Pensamos que sería muy bueno tener una herramienta que pase a texto todos los audios que nos llegan, porque nosotros estamos todo el día reunidos y, cuando nos llegan audios de nuestros amigos, de nuestra familia, lo que sea, normalmente no lo podemos escuchar”, relató, sobre los inicios de la idea.

En diciembre comenzaron a “ponerlo en código” y en enero lanzaron la primera versión interna, hecha para ellos principalmente. Como todo lo novedoso que crece en las redes sociales, se fue viralizando, al punto de comenzar a popularizarse solo. Allí es cuando vieron el potencial que tenía detrás: cada vez más gente lo conocía de boca en boca, sin que ellos hiciesen nada. Con ese uso masivo, notaron que no solo servía para cuando estabas reunido, sino también para momentos en donde las personas prefieren leer texto antes de escuchar.

«La inteligencia artificial entiende cuándo se separa una palabra y, aunque nosotros no pronunciemos todas las letras con la misma intensidad, ‘matchea’ con algún diccionario existente. Porque, por ejemplo, por ahí no pronuncio mucho la S y entiende que ‘pao’ no es nada, entonces completa con lo que necesita la palabra ‘paso’”, destacó. Además de pasar el audio a texto, te envía un resumen total del audio escuchado: «Lo baja un poco más a tierra», describe.

“TranscríbeMe” traduce tienen entre 1 y 2 minutos de longitud, cada persona lo suele usar 2 veces al día y las provincias que más lo implementan son Buenos Aires y Córdoba. Pero lo más gratificante para Jimena son los usos que se le dan y que nunca imaginó: “Es hermoso, nunca pensamos que, por ejemplo, una escuelita de niños sordos o gente hipoacústica o abuelitos, que no pueden escuchar muy bien, iban a usarla: esta herramienta fue una forma de inclusión”, mencionó sonriente.

Archivos

Otras noticias