(De izquierda a derecha) Ana Perez Declercq, Marta César, Irene Cari.

Cari ganó el concurso de directora en el Observatorio de Violencia contra las Mujeres. El resultado es resistido por la presidente de La Multisectorial de Mujeres y los rumores de enemistades enturbian el proceso y salpican a otras referentes.

Irene Cari ganó holgadamente el concurso para ocupar la plaza de las organizaciones dentro del directorio del Observatorio «Rosana Alderete». Sin embargo, todavía no puede tomar posesión porque desde el ente le plantean exigencias que las organizaciones de mujeres vinculadas a los barrios consideran de dudosa rigurosidad legal.

La representante del Foro de Mujeres dialogó ayer con Cuarto Oscuro (FM Capital 97.7) y subrayó: «Gané un concurso legalmente en el marco del Observatorio de Violencia contra las Mujeres, pero estamos con dificultades para recibir información clara y precisa sobre cómo son los procesos administrativos». Hacía referencia a la actitud de una de las Directoras del Observatorio – Ana Pérez Declercq, representante de la U.N.Sa. – quien la recibió dos días después del concurso y le aseguró por escrito que para validar el dictamen del tribunal, Carí debía presentar una Resolución de las organizaciones de mujeres que avalen el resultado y también un pedido de designación de la propia Cari como representante de las organizaciones.

«Sabemos que la parte institucional lleva su tiempo, no es que estamos desesperadas, pero sí queremos que nos den una orientación porque desconocemos cuáles son los reglamentos de la institución», dijo Cari que a su vez expresó: «Alfonsina Morales (directora hasta el momento del concurso) nos acompañó muy amablemente, pero a las otras directoras nunca las vimos, cada una tendrá su lugar, no lo sé, pero pensábamos que había otras relaciones interpersonales en este ámbito».

Sobre el requerimiento puntual de la Directora que representa a la universidad pública, Cari también dijo lo siguiente: «Yo me tomo la actitud de Pérez Declerq como que quiere que volvamos a armar una asamblea del movimiento de mujeres para someter a discusión el resultado del concurso. En realidad, las asambleas son previas a los concursos, a los exámenes de un tribunal», dijo la mujer en referencia a una nota de adhesión presentada previamente al concurso firmada por 11 asociaciones y que en los hechos fue avalada por otras seis que tuvieron a sus representantes como concursantes.

En cuanto a la impugnación presentada por la presidenta de La Multisectorial de Mujeres – Marta César – quien recusó el mismo día del concurso a la jurado Alejandra Paredes, pese a lo cual, la Multisectorial de Mujeres participó de la instancia de entrevistas quedando en el segundo lugar del orden de mérito avalando con su propia presencia lo actuado por un Tribunal que al menos en el acta labrada el 3 de diciembre expresó que todo se realizó en tiempo y forma.

Consultada sobre esta situación y si cree que hay animosidad en su contra, Cari respondió que «siempre la hubo, más viniendo de Marta César, porque a ella le molesta que las mujeres nos organicemos, nos preparemos y nos capacitemos para no depender más de una matrona como ella. Nosotras somos mujeres libres e independientes», al tiempo que resaltó que las expresiones que la misma usa contra ella en grupos de whatsapp son muy violentos.

Eso no es todo, mujeres cercanas a la organización de Cari se comunicaron con la producción del programa y pidiendo reserva de identidad, aseguraron que otras referentes de lo que denominan el “feminismo profesional y académico” también obstaculizan el recorrido de quien ganó el concurso. Mencionaron a la abogada Mónica Menini y compartieron con la producción copia de la denuncia que Irene Cari le realizara en el año 2017.