Lo aseguró un informe con datos del Banco Mundial.

Una pyme argentina que paga todos sus impuestos en tiempo y forma deja de ser rentable. La contundente conclusión surge de un informe privado basado en datos relevados por el Banco Mundial.

Argentina lidera un ránking global que analiza el peso fiscal que sufre la producción con un porcentaje de 106 por ciento sobre la ganancia neta para las pequeñas y medianas empresas.

Infobae aseguró que en Argentina la presión impositiva a la producción es, por amplio margen, la mayor entre todas las economías relevantes del planeta. En 2017 llegó al 35 por ciento. Es decir que por cada 100 pesos generados por los argentinos, el Estado —en sus tres niveles— se quedó con 35. El promedio de la región es 23.

Además la Argentina lidera a nivel global la presión impositiva a la producción con 106 por ciento de la ganancia neta de una pyme. Es decir que si paga todos los impuestos, en promedio, da pérdida.