Gonzalo Teruel.

El columnista político del programa Cuarto Oscuro habló de la inclasificable semana política que produjo la muerte de Diego Armando Maradona y los graves problemas organizativos del velatorio en la Casa Rosada.

Gonzalo Teruel resaltó lo obvio al inicio de su columna en el programa que se emite por FM La Cuerda (104.5). “Me fue imposible trabajar de manera normal desde entonces y, en consecuencia, no tengo un análisis lineal. Solo tengo pensamientos sueltos y desparramados, casi como los pedazos de la semana”. Hacía referencia a lo ocurrido el miércoles al mediodía cuando se conoció la noticia de la muerte del ídolo popular. “Lo único que puedo decir es que me hizo muy feliz, que nos hizo muy felices, y eso es más grande y más importante que cualquier análisis o (intento de) explicación de su vida y su obra”, destacó.

Municipalidad de Salta

Uno de los “pensamientos” sueltos en los que más se detuvo tuvo que ver con lo ocurrido en el velatorio del Diego durante la jornada de ayer. “El gobierno es de una incompetencia que espanta. La organización y ejecución del velorio de Diego Maradona fue un desastre con momentos de escándalo. Lógico, no la esperaban y tuvieron que hacerse cargo de imprevisto de tan dolorosa situación. Lo que hicieron fue desastroso por la incapacidad en la planificación y en la ejecución, pero sobre todo por la mezquindad y la miserabilidad con la que se comportaron varios de los más altos funcionarios”, dijo a modo de introducción.

“Enumero: el presidente Alberto Fernández sacándose selfies al llegar al velorio, la vicepresidenta Cristina Kirchner haciendo interrumpir (cerrar las puertas e impedir el acceso de la gente, lo que generó incidentes) para estar a solas con los deudos, el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y los ministros del Interior y de Seguridad, Wado De Pedro y Sabina Frederic, que con los incidentes en curso responsabilizaron al jefe de Gobierno de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larretta y a la familia Maradona cuando por competencia natural y decisión estratégica eran las autoridades federales las encargadas de la organización y la seguridad del evento”, acusó.

Sobre los funcionarios dijo que fueron “inútiles y cobardes” y que de lo primero se debe hacer cargo “el presidente Alberto Fernández: sus ministros no pueden organizar una fila. No pueden permanecer un día más en el gobierno. La seguridad del presidente Alberto Fernández estuvo en riesgo. Eso es inadmisible. Los titulares de la Agencia Federal de Inteligencia y de la Casa Militar, Cristina Caamaño y Alejandro Guglielmi, tienen que ser despedidos de inmediato”.

Por último, aseguró que el presidente quedó desautorizado. “Durante los incidentes, cuando la gente entró por la fuerza a la Casa Rosada, tomó un megáfono (¡si, un megáfono!) para tranquilizar y ordenar a la gente. No pudo. Solo escuchó quejas e insultos. Después del inevitable amontonamiento, es imposible sostener el Aislamiento Social Preventivo Obligatorio o el Distanciamiento Social Preventivo Obligatorio. Más allá de la convocatoria a la responsabilidad social, el gobierno no tiene autoridad para sostener restricciones de circulación y actividad. Espero que los ministros de Salud, Ginés González García y Daniel Gollan, (y obvio su par porteño, Fernán Quiroz) preparen el sistema hospitalario porque es de esperar alguna tensión en los próximos 10 días. Espero que los ministros de Educación, Nicolás Trotta y Agustina Vila (y obvio su pare porteña, Soledad Acuña) organicen la reapertura de las escuelas. Fue inevitable la concentración popular. No culpo al gobierno por eso. Pero ya no tiene margen para sostener las restricciones que impuso hace 8 meses”, sentenció.