Por pedido de socios, la Inspección General de Personas Jurídicas le exige al presidente De Francesco asamblea y la discusión de los balances con la masa societaria. (Fuente: El Tribuno)

Luego de la “tregua” deportiva que implicó para Central Norte meterse en el cuadro principal de la Copa Argentina, tras aquella fatídica final perdida con Racing de Córdoba por el ascenso frustrado al Federal A, un nuevo cimbronazo provoca que, pese a aquel parcial “remanso”, su presidente, Héctor De Francesco, por estas horas no pueda dormir tranquilo.

Municipalidad de Salta

Tras la insistencia de un grupo de socios de la institución azabache y luego de varios pedidos de estos a la actual conducción, la Inspección General de Personerías Jurídicas (IGPJ) intimó a la dirigencia del club de barrio norte a convocar a una asamblea extraordinaria para la presentación y la aprobación de los balances que aún no fueron puestos a consideración, los correspondientes a los períodos 2015 y 2016.

Por ello, el organismo contralor intimó a la directiva a convocar una asamblea extraordinaria para poner en conocimiento a la masa societaria del estado de esos balances y todo lo concerniente a la vida institucional del club. Según fuentes consultadas, se estableció un plazo de 48 horas para que el presidente fije una fecha para la asamblea, la cual le corresponde realizar de acuerdo a lo que marca el estatuto. Y el 14 de marzo es la fecha tope para presentar la documentación en Personerías Jurídicas y luego notificarlo a los socios.

Esta determinación llega luego de innumerables pedidos de un grupo de asociados disconformes con la presente gestión, quienes exigen a la máxima autoridad del club respuestas sobre cuentas, ingresos, egresos, movimientos y deudas a la Liga Salteña y al Consejo Federal, entre otras cuestiones.
Los socios reclaman específicamente balances del segundo semestre de 2015, los del 2016 y el primer semestre del 2017, incluyendo detalles sobre la construcción de la tribuna tras aquella final jugada con Huracán Las Heras, en el Martearena.