En la causa del sacerdote José Aguilera, la justicia tomó declaración a Mario Cuenca quien ratificó lo que alguna vez denunció ante el arzobispo de Salta, Julio Blanchoud: “le dije sobre la situación sexual del padre y pegó un salto”, manifestó.

Mario Cuenca declaró el lunes pasado frente a la fiscal María Luján Sodero en el marco de la investigación que vinculan al sacerdote con denuncias por abuso sexual gravemente ultrajante contra dos hombres. Cuenca, quien también es el presidente del Foro de Intendentes de Salta, se refirió a cuándo José Aguilera desempeñaba su función religiosa en Campo Santo.

En diálogo con InformateSalta dijo sin tapujos: “Aguilera hablaba mucho de la moral, pero resulta que el más grande informal era él”. Explicó además que desconoce si las víctimas que lo denunciaron son de Campo Santo. “Yo espero que la gente se anime a hablar”, sostuvo.

Aseguró que su mala relación con el sacerdote devino en reuniones con quien era en ese entonces el Arzobispo de Salta, Moisés Julio Blanchoud, “le dije sobre la situación sexual del padre y pegó un salto, me dijo que iba a hablar con él, pero no sé si eso ocurrió”. Cuenca volvió a insistir en que todos en el pueblo comentaban “situaciones sexuales del cura, pero a mí lo que más me sorprendía era la cantidad de jóvenes de afuera que visitaban la iglesia en Campo Santo”. “Espero que se investigue a fondo y si hay más víctimas que denuncien”.

“En estos momentos el sacerdote que recibe todo el apoyo de la Pastoral Salta, se encuentra alojado en la Alcaidía Judicial, esperando la resolución del Tribunal de Impugnación a su pedido de prisión domiciliaria, medida que le fue rechazada por el juez de Garantías 5”, precisó el portal mencionado.