Una encuesta realizada a inquilinos de todo el país grafica la problemática por el impacto económico.

Por el alto costo y la caída del poder adquisitivo, el 37,6% de los inquilinos tuvo que mudarse al no poder pagar la renovación de contrato. El 80 por ciento buscó un alquiler más económico; el 41 por ciento señaló aumentos de casi la mitad y una cifra similar admitió compartir el alquiler para abaratar costos.

Los datos surgen de una encuesta realizada por el portal Zonaprop a 6.000 inquilinos de todo el país. Estos datos grafican el aumento en las actualizaciones de contratos- con subas en torno al 82 por ciento- y las consecuencias del panorama económico.

Además, casi la mitad de los consultados dijo que la porción de su salario que destinan al alquiler es cada vez mayor. Eso provocó que un 62 por ciento se viera obligado a mudarse al enfrentar tiempos de renovación de contrato.

Las cifras mencionadas van en sintonía con la caída en la demanda que vienen señalando las entidades inmobiliarias. Y a ello debe sumarse que comprar una propiedad es cada vez más difícil. El 80,1% considera que en 2020 no mejorarán los precios.