INADI Salta | “Las personas con alteraciones psicofísicas deben ser cuidadas, no recibir un tiro”

Gustavo Farquharson, relacionó el caso del cantante “Chano” Charpentier y la muerte del joven salteño Matías Ruiz, en episodios vinculados con alteraciones psicofísicas. Criticó el accionar de las fuerzas de seguridad a cargo de Pulleiro.

En su columna semanal por la igualdad y la inclusión y contra la discriminación y el racismo en el programa “Cuarto Oscuro” de FM La Cuerda 104.5, el delegado del INADI, Gustavo Farquharson, relacionó dos recientes casos que conmocionaron a la opinión pública nacional y provincial: las heridas sufridas por el cantante Santiago “Chano” Moreno Charpentier en Buenos Aires y la muerte del joven Matías Ruiz en Salta, ambos en episodios vinculados con alteraciones psicofísicas.

“No puede ser que la respuesta a estos episodios sea la violencia.” planteó y enfatizó que “en estos casos es necesaria una intervención integral y no sólo represiva, es necesaria una intervención interdisciplinaria y no sólo de los agentes de seguridad”.

El funcionario nacional aseguró que “estos casos muestran que la policía no puede estar a cargo de la salud mental y de los consumos problemáticos porque no está preparada aunque existe un protocolo de acción, desde el año 2013, que establece las pautas de intervención y garantiza el acompañamiento de los agentes al personal de la salud”.

“Lamentablemente, el caso de Matías Ruiz revela que el Ministerio de Seguridad de Salta no está capacitado y que, en lugar de acompañar la Ley de Salud Mental, la única medida dispuesta por el ministro Juan Manuel Pulleiro es que los patrulleros tengan una manta para cubrir a la persona afectada” advirtió y cuestionó que en la provincia “no se sigue la normativa nacional y el nuevo paradigma de atención de las personas con padecimientos mentales o en situación de consumo, sino que se sigue con el viejo paradigma de policiamiento y encierro de personas”.

Finalmente, Farquharson reclamó a las autoridades provinciales “un abordaje integral, con equipos interdisciplinarios y un trabajo interministerial para la atención de las personas bajo consumo problemático o padecimiento mental”. “Las personas con alteraciones psicofísicas deben ser cuidadas, no recibir un tiro”, concluyó.