Igual sanción para dirigente y profesor | Cambalache: para la Asociación de Básquet de Salta discriminar a niños es lo mismo que defenderlos

Sebastián Romero (izquierda), profesor del Club Villa Soledad, pide sanciones a Gustavo Levy (derecha), dirigente del club El Tribuno acusado de insultar y discriminar a los niños.

Se esperaba que la sanción a Gustavo Levi fuera ejemplificadora tras insultar a los jugadores con la expresión “villeros, sucios de mierda”. La pena fue mínima e igual a la impuesta al profesor que defendió a los niños agredidos.

El partido se jugó a mediados del mes de octubre. Enfrentaba a la división inferior de El Tribuno y con el club de Villa Soledad. Los jugadores tienen apenas entre 10 y 13 años y en el último cuarto del partido un roce entre jugadores termino con un escándalo en el que se destacaron los adultos. Uno de El Tribuno que desde la tribuna agredió a los niños tratándolos de ‘villeros sucios’, ‘villeros de mierda’, ‘negros de mierda’ según el relató el profesor Sebastián Romero – encargado de los chicos agredidos – en diálogo con el programa CUARTO OSCURO que se emite por FM La Cuerda (104.5).

Ese testimonio había sido corroborado por los árbitros del encuentro en el informe que presentaron el 25 de octubre al Tribunal de Disciplina de la Asociación Salteña de Básquet Masculino. Allí mencionaron “desde la tribuna donde estaba la parcialidad visitante se escucha a viva voz al señor Levy (padre de un jugador): ‘son unos villeros, sucios de mierda’”.

A casi un mes de aquellos hechos, se conoció el dictamen del Tribunal de Disciplina de la Asociación de Básquet. Tiene fecha del 1 de noviembre. En el punto 3 de los considerandos se admite que el mencionado Levy se dirigió a los chicos con esas expresiones y luego resalta que el profesor Romero increpó a Levy del siguiente modo “qué te pasa pelotudo, por qué tratás a los chicos así, vamos afuera”. Romero no lo negó cuando habló con la prensa y admitió que por ello merecía una sanción. Lo que él y otros no imaginaron es que el Tribunal de Disciplina valorara de igual modo la conducta de agraviar con expresiones discriminatorias a niños que buscar defenderlos.

No fue así. La Asociación de Básquet de Salta sancionó al discriminador y al gran profesor con igual pena. Sobre el primero, se resuelve que “desde el 23 de octubre, fecha de la suspensión provisoria, hasta el día 02 de diciembre del corriente año, prohibición expresa de ingresar a los eventos basquetbolísticos organizados por ASBM, por aplicación del artículo 82, 84, 37 y 14 del código de pena de la CABB”. Sobre el profesor Romero cae la misma pena aunque se citan otros artículos.

Con la injusticia consumada, varios confirman el sesgo clasista que hay en el Básquet salteño. El profesor Romero había declarado que “esta gente es reincidente. Ya tuvimos problemas con ellos en el torneo apertura. Fuimos al complejo Nicolás Vitale y a este señor Levy, que está sindicado como uno de los más exaltados, lo tuvieron que sacar por violentarse con los árbitros verbalmente. Creo que es parte de Salta Básquet. Creo que por eso no repercutió esto porque hay muchos medios que son tradicionales del Básquet que ni mencionaron esto a pesar de la gravedad del asunto”, indicó Romero.

Consultado si cree que en el básquet como en el rugby también hay posturas clasistas entre los clubes más pudientes y aquellos con menos recursos, Romero fue tajante: “Totalmente. Siempre existió. Si ahora sale a la luz es porque los árbitros tuvieron lo que hay que tener para dejarlo plasmado en un informe, pero siempre pasa y a nosotros siempre nos vieron de esa forma”, sentenció.