Martín Sánchez.

Cuarto Oscuro dialogó hoy con el periodista Martín Sánchez. Mostró preocupación por cómo el escándalo que protagonizaron políticos y la confusión sanitaria horadan la confianza de los salteños. La complicada situación de la ministra Medrano.

Invitado telefónico del programa que se emite por FM La Cuerda (104.5), el conductor de los programas televisivos “Feedbak” y “La otra campana” resaltó lo difícil que resulta aventurar si las sociedades serán más solidarias o más egoístas tras la pandemia. “Hay muestras de enorme solidaridad que conviven con conductas repudiables”, dijo. Entre estas últimas, el periodista ubicó el escándalo generado en Salta por el intento de políticos de cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia destinado a desocupados o personas de muy bajos ingresos. “Ese hecho muestra algunas miserias. Esto es no entender cuál es el momento que atraviesan un montón de familias”.

Sobre las declaraciones de la titular nacional del Anses quien garantizo que los cobros indebidos serán recuperados pero sin condenar políticamente la práctica, Sánchez opinó: “Creo que estamos ante un serio problema. Yo empecé a dudar del sistema. Acá se ha ponderado, incluso a nivel internacional, la base de datos y el sistema de entrecruzamiento que tiene Anses con AFIP. Pero esto paso y tiene que ser rápidamente aclarado por un organismo que ha dejado mucho que desear. Está pasando en Salta. Su titular Marcos Vera no explico satisfactoriamente porqué aparece como tramitante del beneficio. El supuesto tutorial que armó – y por el cual habría quedado inscripto – no existe o por lo menos no aparece. Pero es un caso entre muchos otros y creo que nación va a tener que hacer una observación muy seria sobre cómo se procesan los datos”, manifestó.

También fue consultado sobre cómo cree que la clase política salteña será valorada por la sociedad cuando la crisis sanitaria culmine. “Me preocupa lo que pasó en los últimos diez días en la provincia. Noto que la gente empezó a perder la confianza y la confianza en política es todo. A mí me puede gustar o no lo que hace determinado político, pero cuando ya no le creo empieza el problema. Eso ha pasado en Salta con el tema del IFE, pero también con el tema de la pandemia. Los ´falsos casos positivos´; el tema del peluquero que aún no sabemos si se trata de un caso positivo o negativo; los casos que publica la provincia no coinciden con los de nación; los horarios de los gastronómicos que cambian permanentemente; actividades que van y vienen. Ante ello, la gente empieza a dudar del sistema y de los que conducen el proceso político. El otro día hablaba con un amigo que en la etapa final de Urtubey y Romero no había desconfianza sino de hartazgo. Lo que empiezo a notar ahora es desconfianza. Creo que lo que pasó con el IFE y lo que está pasando con la pandemia se relaciona con eso. Me parece que el gobierno debería tomar nota porque es muy difícil después recomponer la confianza. Veo allí un problema no terminal, pero sí mayúsculo”, reflexionó.

Si los yerros obedecen a falta de una política o a funcionarios comandados por la ministra Medrano que ejecutan mal la misma, Sánchez respondió. “No tengo un termómetro para precisar qué está pasando. Lo que veo es que pasan cosas negativas. Siempre pensé que el virus a Salta iba a llegar, con lo cual ese ya no era el problema. El problema es que hacíamos nosotros ante la llegada del virus. Me preocupa que la cosa en Salta se pueda agravar por problemas de conducción”, advirtió.