Es por un operativo acontecido en diciembre de 2001 cuando estalló la crisis. El fiscal entiende que la golpiza a las Madres pudo haber sido el desencadenante del “desastre”.

El Poder Judicial pide hoy, diecisiete años después, el procesamiento de cinco policías acusados de reprimir a un grupo de Madres de Plaza de Mayo que intentó acercarse hasta la Casa Rosada el mediodía del 20 de diciembre de 2001.

Franco Picardi, fiscal a cargo de la investigación, acusó a los uniformados de “vejaciones” tras golpear a las Madres que se manifestaban pacíficamente contra el gobierno de Fernando de la Rúa, que por entonces vivía sus últimos días.

“La manera en la que algunos de los efectivos montados cargaron contra los manifestantes, repartiendo azotes y latigos a quienes se cruzaran en el camino y, en varias ocasiones, escogiendo especialmente a sus blancos, algunos de los cuales fueron las representantes de la Asociación Madres de Plaza de Mayo excede todo tipo de explicación”, dijo el fiscal en su escrito.

La identificación de los policías es producto de un análisis de fotos y filmaciones que hizo la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal de la Procuración.

El fiscal entiende que la golpiza a las Madres bien puede haber sido el desencadenante de la brutal represión que se suscitó después. La crisis de principio de ciclo, o más bien su estallido, dejó más de treinta muertos en todo el país. Y De la Rúa fue sobreseído.