Hoy continúa el juicio contra «Chirete». Los padres declararon ayer

Gabriel Roberto Herrera, alias “Chirete”, por el homicidio doblemente calificado de Andrea Edith Neri. También se juzga a cinco miembros del Servicio Penitenciario. Ayer durante la audiencia declararon los padres de la víctima.

La Continúa la audiencia de debate que comenzó ayer en el Salón de Grandes Juicios contra audiencia a cargo de los jueces de la Sala VI del Tribunal de Juicio comenzó con la lectura del requerimiento de elevación a juicio de la fiscalía y de la querella. Luego, se les consultó a los seis imputados si prestarían declaración pero todos se negaron. A continuación se presentaron las primeras pruebas testimoniales. Declararon Juan Pablo Neri y Claudia Susana Quiroga, padres de Andrea.
La audiencia pasó luego a un cuarto intermedio hasta hoy a las 9. Actualmente y hasta el 23 de marzo el juicio se desarrollará en la Sala VI del Tribunal de Juicio que estará presidido por el juez Guillermo Pereyra y serán vocales José Luis Riera y Mónica Mukdsi.

Por el Ministerio Público interviene el fiscal de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas 1, Pablo Rivero. En la querella, en representación de Juan Pablo Neri, actúa Santiago Pedroza. La defensa de los imputados está a cargo de Marcela Robles, de la Unidad de Defensa 3 quien representara a Chirete; Marcelo Arancibia quien defenderá a Nelson Alexander Cardozo y Héctor Augusto Franco; Arnaldo Damián Estrada que abogará por Fernando Daniel Velázquez, Juan Carlos Gutiérrez y José Luis Ávalos.
El 5 de enero de 2017, Andrea Edith Neri fue junto con su bebé de dos meses a visitar a Herrera a la Unidad Carcelaria 1. La víctima era la pareja del acusado. Luego de 30 minutos, el interno salió de la celda con el niño en brazos gritando que  había matado a Andrea. La misma fue encontrada en el piso con heridas punzantes a la altura del cuello. Junto al cuerpo se encontró el arma con la que el imputado atacó a la joven.
En ese momento, “Chirete” Herrera estaba preso con una condena a prisión perpetua por haber matado a Verónica Soledad Castro, su antigua pareja.

Cuando ocurrió el nuevo femicidio, Juan Carlos Gutiérrez se desempeñaba como director de la Unidad Carcelaria 1 de Villa Las Rosas. José Luis Ávalos cumplía funciones como jefe del Departamento de Tratamiento y Vigilancia. Héctor Augusto Franco se desempeñaba como jefe de Pabellón. Fernando Daniel Velázquez tenía el cargo de subjefe de Departamento. Todos están acusados de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Por su parte, Cardozo se desempeñaba como celador del Pabellón donde sucedió el hecho y tenía la obligación de custodiar y resguardar la integridad física de los internos y sus visitas. Además, un interno le habría avisado respecto a la situación a lo cual el efectivo hizo caso omiso. El penitenciario está imputado por abandono de persona seguido de muerte.