Le llevaron a la adolescente supuestamente para “curarla” y terminó manoseándola. Permanece detenido y la causa en investigación.

Gustavo Reimundo Ortiz, según el Ministerio Público Fiscal de Salta, realiza una “ actividad espiritual con algunos miembros de la comunidad”. Otros medios lo señalan como “pastor” de un culto evangélico. Lo único certero es que pesa sobre él un imputación por abuso sexual simple. Su víctima: una chica menor de edad.

Municipalidad de Salta

El hecho sucedió el pasado 20 de febrero en Cafayate. La víctima y su madre concurrieron a una cena. En un momento la menor se sintió mal y su progenitora decidió pedir ayuda a Ortiz. Este, con supuestos poderes sanadores, debía “curarla”. En lugar de eso, terminó abusando de ella.

“Decidió llevarla a su domicilio con ayuda del acusado y que cuando la acostaron en una habitación, Ortiz la sometió a tocamientos pese a su resistencia”, señala la web Fiscales Penales. Además indican que el aberrante hecho sucedió “en presencia de sus hijas menores de edad”.

Tras la denuncia y recopilación de testimonios, el fiscal penal 2 de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual, Rodrigo González Miralpeix, imputó a Ortiz como autor del delito de abuso sexual simple en perjuicio de una menor. Así también la Fiscalía se solicitó su prisión preventiva.