Antes de dejar la Casa Rosada, el líder de la alianza Cambiemos utilizará una metodología que cuestionó en campaña para dirigirse al país.

Este miércoles, Mauricio Macri realizará una cadena nacional para hacer un balance de gestión al frente de la Casa Rosada. La idea del gobierno saliente es atajarse de las críticas que le propinará la nueva administración que encabeza Alberto Fernández.

Será la primera vez que Macri adopte la cadena nacional, una medida que criticó en campaña. Anteriormente sólo lo había hecho al inicio de la labor parlamentaria, cuando inauguraba las sesiones ordinarias del Congreso.

El mensaje, según trascendió en El Cronista, ya está grabado y buscará dar la propia versión de la “herencia M” antes de que el Frente de Todos asuma institucionalmente la conducción del país. De algún modo está abriendo el paraguas para aplacar las críticas.

Por su parte, el peronismo ya caracterizó a la situación del Estado como “Tierra arrasada”, lo cual describe la situación del país luego de 4 años de la administración de la Alianza Cambiemos.