La presidenta de Madres de Plaza de Mayo tuvo que dar su tradicional discurso de los jueves arriba de una camioneta, como forma de prevención de contagio. “Podría ser catastrófico”, declaró.

A la espera de la resolución que tomará la Mesa de Organismos de Derechos Humanos (DDHH), integrada por más de 10 agrupaciones, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, reclamó «suspender el acto del 24 marzo y pasarlo para otro momento», ya que podría «ser muy peligroso» a raíz de los crecientes casos de coronavirus.

«Las personas de más de 60 años dicen que nos tenemos que cuidar y las madres tenemos más de 90. Vamos a tratar de cuidarnos todo lo que podemos. Tenemos que lavarnos las manos, tener un poco más de cuidado, no andar besuqueándonos y no tomar mate. Todo lo que el protocolo dice hay que hacerlo porque la cosa viene pesada», expresó Bonafini en su discurso.

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo improvisó su tradicional discurso de los jueves desde una camioneta, a raíz de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y el gobierno nacional para que las personas mayores a 65 años eviten estar en lugares donde hay mucha gente, como forma de prevenir el contagio del coronavirus. Allí anunció la suspensión de «todos los actos y actividades durante una semana» y aseguró que «es la primera vez que hay una epidemia tan rara, que no tiene vacunas ni parámetros. Esperamos que el jueves que viene podamos marchar y hablar desde nuestra carpa, como lo hacemos siempre. Y si no seguiremos desde la combi».

Además, pidió «a toda la población suspender el acto del 24 marzo y pasarlo para otro momento», y agregó: «Les pido que por esta vez no se haga. Es muy peligroso. Viene mucha gente y podría ser catastrófico para todos».