Martín Grande, Andrés Suriani.

Ayer hubo una manifestación en contra de la intervención.

La intervención del PRO Salta, ordenado por Patricia Bullrich, presidenta a nivel nacional del partido, generó polémica y discusiones internas. Ayer hubo una manifestación de un sector que está en contra de la medida.

Municipalidad de Salta

El grupo que protestó fue el más cercano al gobierno de Gustavo Sáenz, encabezado por Alberto Castillo y Andrés Suriani, quienes aseguraron que la intervención obedece a una estrategia clara de evitar una interna y darle lugar a Martín Grande. Victoria Val, presidenta de la rama femenina de PRO en la provincia, dijo a Informate Salta que la intervención va en contra de los principios partidarios.

“Nos llama poderosamente la atención porque los argumentos que plantea el partido para fundamentar la intervención podríamos decir que no son válidos, porque ninguno de ellos son ciertos, hay argumentaciones de tipo formal, pero falta documentación”, dijo Val. “Sabemos que el partido tiene todas sus cosas en reglas, y la cantidad de afiliados suficientes como para justificar su participación electoral”, agregó.

“La interpretación que nosotros hacemos es que hay una intención solapada de evitar una interna”, expresó la presidenta de la rama femenina, quien señaló que el interventor Gustavo André, que también es el presidente de la fundación Pensar, tiene cercanía con el sector liderado por Martín Grande.

Castillo dijo que la intervención busca posicionar algunos actores políticos que no tienen ningún tipo de convocatoria y quieren quedarse con el cargo, entre ellos, Martín Grande.
“Han llegado por algún tipo de decisión política, la realidad creo que va a demostrar que el PRO y sus bases, están totalmente en contra de la intervención», dijo Castillo.

Suriani consideró llamativo que Martín Grande, que hasta hace dos años apoyaba al gobernador, hoy se rasga las vestiduras en contra de su gestión.