El propietario de una finca asegura que hay seis kilómetros de caminos ilegales creados con el aval del municipal.

Héctor Barrozo, propietario de una finca en el paraje El Sauzal, en Salvador Mazza, denunció que se crearon seis kilómetros de caminos ilegales que van hasta la frontera y que permiten el comercio ilegal entre Argentina y Bolivia. La denuncia involucra al municipio y hasta a la Universidad de Buenos Aires.

Municipalidad de Salta

Según informó El Tribuno, Barroso formalizó una denuncia penal contra Hugo Muñoz, administrador designado por la UBA a instancias de la Justicia Federal para que se realicen tareas de remediación de suelos y otras acciones en beneficio del medio ambiente en la finca que perteneció al narcotraficante Delfín Reynaldo Castedo.

Según Barroso, Muñoz y los funcionarios municipales de Salvador Mazza usaron las maquinarias incautadas a Castedo por la Justicia Federal y abrieron caminos por su finca y otras propiedades vecinas para facilitar el contrabando por lugares no habilitados.

Ayer lunes, Barroso formalizó la denuncia, que también involucra al intendente Rubén Méndez y al secretario de Obras Públicas, Roberto Orellana.

Orellana ya había sido denunciado por el ex secretario de Rentas del municipio, Antonio Navarro, quien aseguró que Orellana tiene camiones que se dedican al contrabando de mercaderías por esos caminos ilegales que él mismo mantiene en condiciones.