Gustavo Vera, el amigo del Papa, estuvo en Salta | “El gobierno es consciente de que estamos en la puerta del infierno”

El titular de la Fundación La Alameda y hombre de confianza del Papa Francisco, estuvo en la ciudad para participar de un acto en la CGT. Habló de economía, deuda externa, los límites de la oposición y el rol de los medios en tiempos macristas.

Antes de apersonarse en el local que la CGT posee en calle Buenos Aires de nuestra ciudad, Gustavo Vera pasó por los estudios de FM Aries y hablo largamente con los periodistas del programa “Hablemos de Política”. Ni bien se le preguntó sobre cómo ve la situación del país evito los rodeos para asegurar que la combinación entre deterioro económico y tensión social no permite ser optimistas sobre el futuro inmediato. Transcribimos a continuación la entrevista que los periodistas Ana Lía Machuca, Pablo Avila y Daniel Avalos le realizaron.

“Estoy muy preocupado por la situación del país. Porque lo que dice el gobierno acerca de un supuesto crecimiento invisible, una supuesta reducción de la pobreza y un supuesto control de la inflación; no se condice con lo que la economía nacional y los economistas nacionales e internacionales más prestigiosos advierten: que la situación va exactamente en la dirección opuesta y que la misma se puede desmadrar por ejemplo con la suba del dólar  que se espera.

Aquí hay dos motivos. El primero es que aumento la tasa de interés norteamericana producto de la decisión de Donald Trump de aspirar todo los capitales golondrinas de los países periféricos para fortalecer un audaz plan de obras públicas en un año electoral en EEUU. Por lo tanto es un hecho que la suba que tuvimos el mes pasado van a tener  tres capítulos más que van a afectar duramente en Argentina. En el primer capítulo por ejemplo se encareció un 28% la deuda.

Y el otro factor preocupante es que los sectores más concentrados del agro que tiene un gran poder de looby están presionando fuertemente para que el dólar sea liberado y así llegar a un precio de 30 pesos. Si esto fuera así sería una catástrofe social en materia de precios, de hiperinflación y de poder adquisitivo.

Todo esto en medio de una situación muy delicada en lo social donde hay conflictos abiertos en lo sindical por los despidos, resistencias por  todos lados y un gobierno bastante necio respecto a la necesidad de concertar, de dialogar, de generar políticas públicas que incluyan a las PyMES y movimientos sociales. Un gobierno que elige la confrontación y que va a una absurda con los sindicatos, más a fondo aun con la Iglesia y que no reconoce una oposición, salvo a aquella que le es funcional. En ese contexto vamos a una situación muy difícil. Es como que vamos en un tren a 200 kilómetros por hora y sin frenos.

Lo peor es que el gobierno no toma consciencia de esta situación. Sí toman consciencia personas que están en los alrededores del gobierno. Por ejemplo, Alfonso Prat Gay quien dijo que iba a haber un problema de gobernabilidad; Carlos Melconian señaló algo similar; la reacción de los radicales en la convención de Mendoza es otro ejemplo; y la propia Lilita Carrió que aparece denunciando a algunos funcionarios del gobierno pero parece más que nada una excusa para tomar distancia.

En fin, estamos en la víspera de un problema inflacionario grave que en el mes que pasó se llevó 87 mil millones de pesos en fuga de capitales y más de 1.700 millones de dólares quemados por el Banco Central para mantener una falsa estabilidad monetaria.

¿Estamos ante un gobierno que no se da cuenta hacia donde nos dirigimos, o uno que aun sabiéndolo sigue su curso porque es el camino que beneficia los intereses de sus aliados principales en el mundo de las finanzas y la economía primaria?

Es un gobierno consciente de que estamos en la puerta del infierno. Es tan consciente que de apuro empezó las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Porque lo que muchos medios no dicen es que se está negociando un crédito puente de 10 mil millones de dólares. Hay otra negociación abierta con Merkel [canciller alemana] en donde se negocian 7.000 millones de euro y un tercero con bancos europeos por 2.000 millones de euros.

Con ese paquete de aproximadamente 20.000 millones de dólares lo que gobierno pretende es aguantar los trapos frente a la estampida de capitales golondrinas que se van a fugar y que van a desarmar y poner en crisis el esquema que armaron con las letras del tesoro que son las Lebacs. Ahora, de venir estas líneas de créditos las mismas vienen con condiciones muy tremendas: privatización de los fondos de pensión y reforma laboral. Por lo tanto el pronóstico alternativo es muy grave porque o se desata una situación híper inflacionaria que puede llegar a generar un problema de gobernabilidad; o el gobierno efectivamente consigue estos créditos puente pero a condición de tratar de imponer reformas que sólo pueden pasar a sangre y fuego.

Ya vimos los episodios que ocurrieron durante el debate de la reforma previsional en diciembre último y hoy la situación del gobierno no es mejor que la de diciembre. Por el contrario, hoy el gobierno ha perdido credibilidad entre sus propios votantes y va a tener dificultades con esos votantes porque si los capitales golondrinas empiezan a fugarse hacia el norte la consecuencia inmediata va a ser el corralito, va a ser el cepo. Es decir, va a hacer que los sectores de clase media y media alta empiecen a reaccionar porque van a quedar entrampados una vez más en el sistema financiero. Ni hablar de provincias como Córdoba que tiene el 90% de su deuda en dólares. Salta no está ajena a esto.

Está trazado a grandes rasgos el escenario nacional, pero ¿qué pasa con la oposición y fundamentalmente con la principal de ellas que es el peronismo?        

Había un tema de Silvio Rodríguez que se llama ´La fábula de los tres hermanos´. Habla de tres hermanos que intentan llegar a un objetivo determinado, a un lugar en el horizonte. Y cuenta que uno de ellos miraba todo el tiempo el horizonte pero nunca llegaba porque iba tropezando en el camino con obstáculos. El segundo estaba pendiente de los obstáculos pero no miraba el horizonte y por lo tanto se perdía entre las piedras. El que más lejos llego fue el tercero porque tenía un ojo puesto en el horizonte y el otro en los obstáculos. Terminó medio vizco pero fue el que más lejos llegó.

Si tuviéramos que decir cuál es la situación de la oposición deberíamos decir que claramente es como la  del primer hermano: ven el horizonte pero se están comiendo muchos obstáculos. Para mí, lo ocurrido en San Luis y Hurlingan [hace referencia a encuentros protagonizados por sectores del peronismo en las últimas semanas] fueron auspiciosas desde el punto de vista recontra obvio que es entender que la gente viene reclamando que se empiecen a unir a todas las fuerzas del campo popular; pero que adolecieron de una pobreza extraordinaria con respecto a qué hay que hacer en lo inmediato porque la gente no está llegando a fin de mes. La abrumadora mayoría de la gente cobra 15 mil o 20 mil pesos mensuales, paga 5 mil o 6 mil pesos de factura, otros 7 mil pesos de alquiler y entonces hay una angustia social muy grande que se agrava mes tras mes porque los tarifazos siguen, los impuestazos también. En este momento, en definitiva, creo que tenemos una oposición que no está a la altura de las circunstancias.

La oposición tendría que estar reclamándole al gobierno que desarme el esquema del Lebacs, que le meta una especie de corralito a los capitales golondrinas antes de que el corralito se lo pongan a los pequeños ahorristas, restituya la protección arancelaria, genere condiciones para reactivar el mercado interno. Pero para eso este gobierno tendría que empezar un diálogo con las PyMES, con el movimiento obrero, con la oposición. Para esto tendría que haber una concertación económica social que es lo que la oposición no está planteando. Hoy la oposición plantea que “Hay 2019” y la gente lo único que piensa es que faltan 19 eternos meses para ese año.

Creo que esa oposición hace esos planteos desde el lugar cómodo que vive la clase política, que es una especie de casta de Emirato Árabe, donde cualquier persona que es electa por el pueblo inmediatamente tiene acceso a un salario de 100 o 150 mil pesos, privilegios de todo tipo, viáticos, pasajes y entonces viven en una especie de nube de palacio muy ajena a las preocupaciones de los trabajadores y del pueblo.

No llegar a una concertación también tiene que ver con quien la demanda. Por lo tanto ¿quién podrá tender la mesa de la concertación que supone pensar un proyecto integral cuando todos sólo miran lo que les pasa al propio sector?

Precisamente por eso estamos acá. Los que van a tender la mesa y los que van a luchar firmemente va a ser el conjunto del movimiento obrero. Yo creo que el 21 F [el día de la marcha convocada por Hugo Moyano] fue importante. No fue cualquier marcha. Fue una en donde a pesar de la campaña mediática feroz para tratar de desarmarla, fue una de las más importantes del movimiento obrero y con la particularidad de que no hubo el más mínimo incidente.

Ese 21 de febrero dio lugar además a que los dirigentes de nivel nacional y regional empezaran a discutir la unidad de abajo hacia arriba. Creemos que el movimiento obrero va a tener un programa de 21 puntos. Indudablemente el movimiento obrero es el más interesado en que haya una concertación social porque incluso en su interés particular está la reactivación del mercado interno sin el cual no hay consumo, producción ni nada, hay que lograr que se subordine la banca a la producción y no a la timba financiera. Es decir: en quienes más coincide el interés nacional con su interés particular es el movimiento obrero.

Pero ese movimiento tiene referentes muy cuestionados socialmente y que en muchos casos hace 40 años que están atornillados viendo cómo nos vamos hacia el abismo…

Bueno, pero a ver… hablemos de política. ¿Patricia Bullrich hace cuantos años que está? Stolbizer, Carrió, Urtubey, De la Sota, Cristina. Si querés hablamos también de periodistas. Hace cuánto que algunos periodistas están bajando línea y que muchas veces dicen cosas que no son reales y faltan a toda ética y siguen estando. Por ejemplo: ¿cuánto se informó de la causa judicial que se acaba de abrir en Lomas de Zamora? Allí se imputa al ministerio de Seguridad por armado de causa en el Club Independiente. Todo a partir de que en la investigación aparece un listado de escuchas telefónicas en la cual el señor Gerardo Nirman, el segundo de Patricia Bullrich, tiene comunicación telefónica con el Bebote Álvarez [se trata de un conocido barra brava de ese club] que está preso, con el abogado del Bebote, con la fiscal y hasta con el juez en una causa que encima no está siendo tramitada en su respectivo fuero porque tendría que serlo en Avellaneda y se lo hace en Lomas de Zamora.

Sigamos con ejemplos. A mí se me imputó falsamente haberme quedado con el cabezal de una máquina de coser. Fui tapa de noticias por eso. Y esta cosa absurda fue revocada por la cámara y la información de esa revocación no salió en ningún lado. Entonces mucha gente puede pensar que yo me he robado un cabezal de mil pesos pero a vos nadie te ha informado que no estoy procesado.

No por casualidad en una encuesta internacional publicada por el diario Perfil, la Argentina es uno de los países en donde la población más desconfía de los medios de comunicación: apenas el 33% piensa que los medios dicen la verdad cuando la media normal a nivel internacional es del 50 al 55% y en los países más serios puede llegar al 65%. Y esto tiene que ver con la pauta dependencia.

Otro ejemplo: acabo de denunciar a la señora Graciela Ocaña por enriquecimiento ilícito, actividades económicas incompatibles con su función pública. Y sin embargo, solamente en un programa se me permitió explicar de qué se trataba. Hubo cinco notas pautadas en cinco medios que súbitamente fueron levantadas. Como tengo buena relación con los periodistas ellos mismos me informaban que no fueron ellos. Obviamente fueron órdenes de los respectivos canales.

Sobre Hugo Moyano, el Papa Francisco no sólo tiene estima por él y Pablo sino que los conoce. Pablo Moyano vive hace más de 40 años en la casa de Parque Patricios. Hugo vive hace años en su casa de Barracas. Lo sabe todo el mundo. Muchas propiedades que se adjudican a Moyano no son de los Moyano. Son del Club de Camioneros, del sindicato de Camioneros, pero no son patrimonio de la familia Moyano. Sí hay algún patrimonio que tiene que ver con la actual esposa de Moyano pero que ya lo tenía porque cualquiera puede chequear que la mujer era empresaria mucho antes de conocer a Hugo.

Digo, se manipulan los datos. Creo que hoy tenemos mucha menos libertad de prensa que en el gobierno anterior. En el kirchnerismo había algunas situaciones de presiones para que no se informe, pero había cierta pluralidad de medios. Hoy de verdad creo que “6,7,8” me parece casi un programa de jardín de infantes al lado de otros que estoy viendo en los medios nacionales. Por ejemplo “Intratables”.

Canal América ha sido copado totalmente por los servicios de inteligencia. El gerente de programación es Horacio Germán García, quien era la mano derecha de Jaime Stiuso en los servicios de inteligencia y que yo he denunciado por tener 65 empresas que se hizo trabajando de manera irregular dentro de la ex SIDE. Ese es el tipo que decide qué se publica, quien va y quien no al canal. Es tan rabiosamente oficialista que no quedó ni siquiera Rolando Graña.

Volviendo a lo del movimiento obrero. Usted dice que se puede conformar un programa de 21 puntos pero la gran pregunta es quienes van a llevar adelante ese programa porque el movimiento obrero ya no es el que fue hace treinta años. Se transformó la matriz social y productiva y hoy tenemos los clásicos obreros pero también los monotributistas, los informales, los excluidos. ¿Qué relación hay entre el hecho de que esos sectores no se terminen de articular por lo bajo y la carencia de renovación dirigencial en la superficie? ¿Usted ve posibilidades de una articulación de ese tipo que genere un movimiento más potente y vital?

Por supuesto. De hecho, es saludable que dentro del movimiento obrero se haya aceptado trabajar mancomunadamente con los sectores informales e inclusive encabezar campañas para luchar contra el trabajo esclavo, algo que no ocurría. Antes el movimiento obrero convencional no reconocía a quienes no tuvieran convenios colectivos de trabajo. Hoy sin embargo vos tenés muchos sindicatos que reformaron los estatutos para permitir el ingreso de cooperativas, de fábricas recuperadas, de encuadramientos informales. Me parece incluso que los movimientos sociales tendrían que volver a su objetivo original que era encuadrarse dentro de los sindicatos por rama y no crear una organización por fuera del movimiento obrero organizado.

Además, tengamos en cuenta que este movimiento obrero que probablemente represente el 45% de los trabajadores y a pesar de la precariedad de la que vos hablas sigue siendo el movimiento obrero más poderosos del planeta. En la Argentina cada vez que hay un paro general la burguesía pierde en un día 3600 millones de dólares. No hay país en el mundo donde ocurra esto. No hay país en el mundo en donde cuando el movimiento obrero dice ´esta reforma no se tiene que aprobar porque es perjudicial a los intereses del país´, esa reforma no se aprueba. Acaba de pasar con la reforma laboral que no se pudo aprobar. Una vez más quisieron ir por los convenios colectivos de trabajo y no pudieron.