La reunión será en la Quinta de Olivos a las 17 horas. Se prepara el cierre total de las fronteras nacionales, un patrullaje de las rutas para evitar la circulación y un control férreo de las ciudades para garantizar el cumplimiento de la cuarentena

El presidente recibió ese pedido ayer a la tarde en una reunión que mantuvo con los jefes parlamentarios de la oposición y hoy terminará de definirlo con los mandatarios de las provincias que en principio mostraron un fuerte apoyo a la iniciativa.

“Una de las fechas que se mencionan para empezar con la medida es el miércoles 1° de abril, justo después de terminadas las medidas de aislamiento parcial dispuestas en los últimos días y antes del fin de semana largo del 2 de abril. La cuarentena general se extendería hasta después del fin de semana de Semana Santa, que culmina el 12 de abril. Todo el cronograma podría adelantarse para este fin de semana, también de cuatro días, por el feriado del 24 de marzo. En el Gobierno no confirmaron la decisión ni el momento de los anuncios”, aventuran todos los medios nacionales.

Como paso previo, el Gobierno anunciará mañana o pasado mañana medidas para endurecer el aislamiento. Según LA NACIÓN, la hoja de ruta que se analiza incluye: bloque masivo de ciudades con casos confirmados y evidencia de transmisión local; distanciamiento social masivo en todo el país por dos semanas inicialmente; prohibición de actividades comerciales con excepción de actividades esenciales, como medicina y alimentación; renovación de las medidas con períodos de 15 días hasta la reducción a cero de la tasa de crecimiento de casos.

Partidario de tomar medidas drásticas, Fernández mira con atención las experiencias de Italia y España, países que acudieron a medidas duras cuando la cantidad de afectados comenzó a multiplicarse de manera descontrolada. Ambos países restringieron la circulación pública solo a actividades de primera necesidad y cerraron todos los comercios, excepto los vinculados a la venta de alimentos y medicamentos.