El director de ICQ analizó los resultados de las PASO y consideró que “Gustavo Sáenz debería estar muy preocupado porque no tiene cómo hacer en el interior sin las estructuras que él intentaba captar a través de la estructura de Urtubey”.

Gustavo Acuña, director de la consultora local ICQ, dialogó ayer con el programa Cuarto Oscuro que se emite todos los días de 18 a 20 horas por el aire de FM Capital. Allí confesó que uno de los resultados que sorprendió a los especialistas fue el de la provincia de Buenos Aires. “Los resultados nacionales fueron sorprendentes sobretodo en la provincia de Buenos Aires, donde si bien las encuestas mostraban una diferencia para Kiciloff, nadie se imaginaba que la misma iba a ser 20 puntos de diferencia”, indicó.

En cuanto a la falta de fiabilidad que volvieron a mostrar las consultoras, que no previeron el resultado, valoró: “Creo que es un fenómeno que se viene dando hace unos años atrás y que tiene que ver con dos cuestiones: una es la utilización de las encuestas como herramienta de campaña y la otra es que hay mucha utilización de encuestas telefónicas, que ya no es un método fiable en términos de investigación pública política-social”.

Luego, se refirió al plano local “a mí siempre me preguntaban por qué Leavy debería tener los números que decíamos que tenía y yo retrucaba ‘y por qué no’”. En ese marco, recordó que “hace muchos años yo identifiqué que la gente que seguía a Cristina [en Salta] los identificaba [a Leavy y a Vilariño] como sus representantes en Salta, aún cuando [Juan Manuel] en ese entonces era Urtubey el que se identificaba con el kirchnerismo”.

Para cerrar su mirada provincial, Acuña fue consultado si los números de Sergio Leavy deben haber preocupado a Gustavo Sáenz y Alfredo Olmedo. La respuesta fue terminante, para luego detenerse en el caso del jefe comunal capitalino “Gustavo Sáenz debería estar muy preocupado porque no tiene como hacer en el interior sin las estructuras que él intentaba captar a través de la estructura de Urtubey”.