Foto: Facebook Gustavo Orozco.

El representante de Rosario de la Frontera organizó una actividad para el Día del Niño que se pareció demasiado a un trabajo proselitista.

El diputado provincial Gustavo Orozco organizó una actividad relacionada al Día del Niño que se pareció mucho a una campaña electoral. Una camioneta recorrió localidades llevando «sorpresas y diversión» para los chicos pero lo cierto es que se asemejó a un evento pensado para difundir su nombre y su cara.

Municipalidad de Salta

«Visitamos las localidades de Los Baños y Canteros más otras zonas aledañas. Llevamos sorpresas y diversión para los chicos por su día y también acercamos mercadería para los vecinos de las zonas. Así continuamos apoyando a todos los rosarinos en sus necesidades más esenciales mientras dure esta pandemia», escribió Orozco en sus redes sociales.

Junto al texto se podían ver las fotografías que mostraban tres personas disfrazadas que posaban con pequeños de las localidades mencionadas. Todas las imágenes cuidaron los detalles y la camioneta con la cara de Orozco, el gobernador Gustavo Sáenz y el presidente de la Cámara de DIputados, Esteban Amat, aparecieron bien al frente.

Como informó Tartagal al Día, la burda actividad de Orozco no llevó ninguna solución a nadie sino que sirvió para instalar su nombre.

Un diputado polémico

A Orozco le viene bien la campaña. Asumió en 2017 y tiene mandato en la Cámara de Diputados hasta fines del año que viene, por lo que en 2021 deberá candidatearse nuevamente. Necesita los votos. Especialmente después de que este año su nombre y su cara fueran protagonistas de actividades poco relacionadas con la infancia.

Orozco, ex policía, fue acusado de vejaciones agravadas por el uso de violencia, torturas, privación ilegítima de la libertad y apremios ilegales. Además, su ex esposa lo denunció por violencia de género.