El condenado, de 28 años, deberá cumplir ciertas normas y condiciones impuestas por la Justicia, aunque zafó de quedar tras las rejas.

La jueza Mónica Faber, vocal de la Sala V del Tribunal de Juicio, ordenó la libertad de Omar Ignacio Lamas (28), quien a pesar de haber sido condenado a 5 años de prisión, no irá tras las rejas.

Lamas fue hallado culpable de los delitos de grooming, corrupción de menores y estupro, todo en concurso real. Según detallaron, este sujeto acosaba en las redes sociales a una adolescente de 15 años, cuyos familiares fueron quienes denunciaron que le ofrecían dinero y drogas a cambio de que mantuviera relaciones sexuales. Si bien el hecho nunca fue consumado, en los mensajes que enviaba Lamas encontraron reiteradas invitaciones a encuentros con la menor y pedidos de fotografías de ella desnuda.

Además de la condena de 5 años de prisión condicional, Lamas deberá cumplir ciertas normas de conducta, caso contrario podría sí terminar tras las rejas. La jueza Faber ordenó: prohibición de acercamiento a la víctima, a los lugares que ella frecuenta y a su domicilio en un radio de 300 metros; prohibición de establecer todo tipo de contacto con la menor, por cualquier medio de comunicación; realizar tratamiento psicológico previa acreditación de su necesidad, en una institución pública o privada, por el tiempo que el profesional determine, y presentar la constancia correspondiente en un plazo de diez días hábiles; someterse al control del Programa de inserción social y supervisión de presos y liberados.

También se le realizará la extracción de material genético al condenado para su asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos. Este trabajo estará a cargo del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales.