Insultaron, golpearon y apedrearon a policías en un control vehicular

Foto: Prensa de la Policía de Salta

Sucedió el fin de semana. Según informa prensa de la Policía de Salta, sus colegas cobraron y no el sueldo. Aquí el relato de realismo casi mágico sobre lo acontecido.

En el riesgoso mundo de la vigilancia en las calles siempre está la opción de no salir tan campante. Eso es algo que todo policía debe saber. El caso del que hablamos hoy, lo comprueba. Algunas veces, el uniforme desata la violencia en los ciudadanos comunes.

2200 horas del día domingo. Intersección de calles Córdoba y Costanera. Efectivos policiales solicitan apoyo en un control policial. La razón: “vecinos de la zona empezaron a arrojar pedradas a los uniformados”, asegura la prensa policial.

Al parecer, según puede leerse en la nota correspondiente, detuvieron un automóvil Volkswagen Gol, luego sus ocupantes “atentaron contra la integridad de los uniformados agrediendolos fisicamente y profiriendo amenazas” (sic). Fue ese el momento en el que los vecinos aprovecharon para arrojar los elementos contundentes.

No se informa ni cómo, ni por qué la agresión tanto de los 4 ocupantes del vehículo ni de los vecinos de la zona. Lo que sí se informa es que a raíz de la lluvia de piedras “los ocupantes de automóvil logran evadir el control y se dan a la fuga”.

En un salto espacio temporal, nos informan además que “minutos después una patrulla logró interceptar al rodado y demoraron a los cuatro ocupantes de 24, 25, 26 y 27 años, quienes fueron puestos a disposición de la justicia”.

Colorín colorado, lo lamentamos por los uniformados que han cobrado.