OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cambiemos se quería abstener, pero los números no daban. Pinedo habló de una disidencia «política».

El Congreso de Argentina repudió el Golpe de Estado en Bolivia, instó al Ejecutivo a brindar asilo político a perseguidos y reclamaron la vuelta al orden constitucional. La iniciativa fue impulsada por las bancadas opositoras (Frente Renovador, Frente para la Victoria, Partido Justicialista, la izquierda y partidos provinciales) y contó con el apoyo de algunos oficialistas disidentes.

La discusión en el Senado, en paralelo a la de Diputados, tuvo ciertas particularidades. Los legisladores de Cambiemos aportaron el quórum y ante la negativa de tratar su texto- que buscaba no reconocer el Golpe de Estado propiamente dicho y apuntalar la idea de «fraude electoral»-, quisieron abstenerse.

Cuando el presidente provisional de la Cámara Alta, Federico Pinedo (PRO), detectó que si se mantenía la posición la sesión especial quedaba sin quórum, pidió colaboración a legisladores. Finalmente fueron los radicales quienes aportaron los votos para su aprobación, entre ellos el titular del interbloque Cambiemos, Luis Naidenoff, Julio Cobos, Pamela Verasay y Ángel Rozas.

Pinedo adujo luego que dicho acompañamiento, a contramano de la postura de Mauricio Macri y el canciller Jorge Faurie, se iba a “tomar como que políticamente se abstuvieron”.