El nuevo gobernador evitó calificar la situación del vecino país.

El gobernador electo Gustavo Sáenz opinó este lunes sobre la situación en Bolivia, donde un golpe de estado provocó la renuncia de Evo Morales.

«A nosotros nos preocupa mucho lo que pasa en Bolivia, tenemos la frontera con ellos. Nos preocupa la situación que están viviendo los bolivianos», dijo Sáenz.

En una entrevista con Ámbito, el flamante mandatario que asumirá el 10 de diciembre dijo que espera «que se resuelva» la situación pero evitó calificar la renuncia como un golpe de estado.

«Soy un férreo defensor de la democracia y se tiene que resolver por canales democráticos», agregó Sáenz.