Gobernadores de buen diálogo con Macri rechazaron los ajustes propuestos por nación

La Casa Rosada les propuso postergar del pago de la deuda por el 15% de la coparticipación y recortar el Incentivo Docente y campañas de vacunación. Ministros de economía provinciales que incluían al de Salta rechazaron la idea.

“La negociación por el ajuste en el Presupuesto 2019 alcanzó un punto crítico”, enfatiza el portal La Política Online. Allí se precisó que ante la decisión de no tocar el gasto social -que según Hacienda representa el 68% de las erogaciones-, la Casa Rosada propuso recortes que toca aspectos sensibles para las provincias que rechazaron la propuesta.

Entre los recortes se destacaba la postergación del pago de la deuda por el 15% de la coparticipación y un tijeretazo sobre el Fondo Nacional de Incentivo Docente y las campañas de vacunación que así se vendrían a sumar al desplome de la obra pública.

Las ideas se comunicaron en reuniones separadas de a grupos de provincias, aunque según supo LPO, en una de ellas en donde estaban los ministros de economía de Salta, Neuquén, Chaco, Rio Negro, Tierra del Fuego y Córdoba -todas jurisdicciones con buen diálogo con la Rosada-, el rechazo fue unánime.

«Estamos dispuestos a hacer un esfuerzo, pero estas cuestiones generan impacto directamente en la gente. El ajuste así no lo vamos a acompañar», indicó a La Política Online uno de los presentes y trabaja en una provincia gobernada por el peronismo. Hay que recordar que el presupuesto del Programa Nacional de Inmunizaciones del Ministerio de Salud Nacional es de $4.500 millones, mientras que el Fondo Nacional de Incentivo Docente alcanza los $20.000 millones, pero tiene una importancia vital en el interior donde la mayor parte del empleo de los distritos más chicos proviene de los docentes, por lo que una caída en sus salarios tiene una incidencia directa en el consumo de la provincia.

Desde el Ministerio del Interior que comanda Rogelio Frigerio confirmaron que dado el rechazo generalizado, la oferta inicial quedó desestimada y esperan una contra propuesta para la semana que viene.

Pero no está para nada claro que los gobernadores la definan. «Preferimos que el costo político lo asuman ellos. Si nosotros elegimos donde ajustar, nos va a pasar como en el pacto fiscal. Yo no me imagino a ningún gobernador sentándose en esa foto. Por lo tanto, no creo que logren aprobar el presupuesto. Van a terminar sacándolo por decreto y reconduciendo el de 2018», aseguró un alto funcionario provincial patagónico.

Ante esta situación y dada la dificultad para reducir el gasto, desde el Ejecutivo ya se evalúa trabajar en un aumento de los ingresos. «No tenemos mucho margen al no tocar el gasto social. Pero vamos a intentar trabajar primero sobre los egresos y si no tenemos éxito dejaríamos para el final la alternativa de tratar de subir los ingresos. No es nuestra intención porque significaría aumentar impuestos y trasladarle el ajuste al sector privado, pero hoy no lo podemos descartar», confesaron a LPO desde la cartera de Frigerio.

Sin embargo, en las provincias creen que Nación avanzará de todas formas con la primer propuesta que les acercaron. «Están en un punto de desesperación en el que no miden el costo político de nada y eso quedó demostrado con las asignaciones familiares”, opinan desde el peronismo.