Edgardo Andrada / Juan de la Cruz Kairuz.

Edgardo Andrada fue arquero de la Selección, Rosario Central y Colón, pero también agente de inteligencia de la última dictadura. Murió el miércoles pasado a los 80 años y el caso reavivó otros similares como el de Juan de la Cruz Kairuz.

Así como desaparecieron 220 deportistas en la Argentina de 1976-1983, también hubo represores y delatores entre un grupo reducido de atletas. El caso de Andrada es uno de los más conocidos. Falleció a los 80 años recordado más por su condición de espía al servicio de la dictadura que por su pasado como futbolista célebre. Se había hecho famoso por la anécdota del penal que le convirtió Pelé cuando atajaba en Vasco da Gama y que se transformó en el gol mil de Pelé el 19 de noviembre de 1969.

“Doce años después le darían un alías en el Estado -Eduardo Néstor Antelo- luego de que lo recomendara como espía del Ejército el teniente coronel, Jorge Roberto Diab. Esa, su segunda vida, comenzó el 25 de agosto de 1981, según constaba en su legajo. Todavía jugaba como profesional. Sus superiores lo destacaban por ‘su espíritu de colaboración y contracción al trabajo’”, destaca un informe publicado por Página 12 a partir de la muerte de Edgardo Andrada el miércoles pasado.

Esa muerte recordó otros casos similares, como el del ex DT de Juventud Antoniana: Juan de la Cruz Kairuz, ex jugador de Atlanta, Newell’s, San Martín de Tucumán y Gimnasia de Jujuy. “Aun hoy dice ´tengo la conciencia tranquila´ cuando se ventilan las acusaciones que recibió por haber integrado una patota que ingresó a la casa de Luis Arédez, en Libertador General San Martín, el 13 de junio de 1977. Ricardo, el hijo de Luis -ex intendente detenido-desaparecido de la ciudad jujeña-, siempre lo señaló como el hombre que encabezó el operativo”, rememora Página 12.

“Kairuz todavía niega las imputaciones que recibió. Un juicio por delitos de lesa humanidad continúa en Jujuy y lo tiene a él como protagonista a distancia. El año pasado siguió las audiencias desde su casa en Salta, donde tuvo una prolongada y exitosa campaña como director técnico. La querella se preguntó: “No sabemos por qué no lo obligaron a presentarse”. En junio de 2018, el ex futbolista y ex policía que trabajó al servicio de la familia Blaquier en el ingenio Ledesma le brindó una extensa entrevista al periodista Roberto Raúl Gramajo, del programa Contacto mano a mano de Salta. Dijo Kairuz que ´a través de Ledesma me castigaron a mí. Porque yo trabajaba en el club que es de la empresa… Juan de la Cruz Kairuz tiene un nombre para la prensa”, enfatiza el mismo medio.

Amadeo Gándola es otro ex futbolista que fue colaboracionista de la dictadura. Su historia se conoció gracias a una investigación que desarrolló el periodista santafesino Nicolás Lovaisa. “Jugó entre 1956 y 1957 en Unión. Llegó proveniente de Atlanta y luego pasó por Godoy Cruz e Independiente Rivadavia. Entre 1976 y 1983 fue uno de los PCI (Personal Civil de Inteligencia) que reportó a la Fuerza Aérea. Se suicidó en 2006”, escribió el colega. Este caso tuvo su punto de partida en un hallazgo de Edgardo Imas, historiador del club de Villa Crespo. Lovaisa le atribuye haber encontrado su nombre en un listado de agentes de inteligencia cuando se abrieron algunos archivos del régimen militar. “A diferencia de Andrada y Kairuz, el nombre de Gándola no aparece hasta el momento en ninguna causa de lesa humanidad en la ciudad de Paraná”, contó el periodista. El ex defensor murió en la capital de Entre Ríos al arrojarse desde el sexto piso del edificio donde vivía. Tenía 78 años.