Franco Rinaldi | Quién es el salteño que inventó el neologismo «infectadura»

Es licenciado en Ciencias Políticas y consultor aerocomercial. En el 2014 escribió “Aerolíneas Argentinas: 2000 días de pérdidas” y promovió las Low Cost. Su neologismo se usó en la carta que denuncia que “la democracia está en peligro”.

La carta firmada por 300 intelectuales, periodistas y referentes opositores al gobierno nacional se publicó hace unos días y mereció el enérgico repudio de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI) que destacó que ningún rótulo es inocente. Desde la entidad afirmaron que «enérgicamente repudiamos la desgraciada referencia a la ‘dictadura de la infectología’ que se hiciera pública en los últimos días, aun cuando hubiera tenido la supuesta intención de promover el debate.

Ahora trascendió que el autor del neologismo es un salteño licenciado en Ciencias Políticas y consultor aeronáutico que impugnó el manejo de Aerolíneas Argentinas por parte del gobierno de Cristina Kirchner, al tiempo que promovía las Low Cost que la gestión Macri promovió entre el año 2015 y el 2019. Sobre el origen de la palabra con la que se rotuló al gobierno de Alberto Fernández, Rinaldi dijo:

“Lo dije en un programa de Periscope que hago, y a partir de eso se dio a conocer. Luego cobró relevancia a partir de la carta que firmaron los 300 intelectuales, periodistas y profesionales. La persona que escribió la carta es un colega mío de ciencias políticas de la UBA, y usó el término porque me escuchó mencionarlo y le pareció incluirlo. Primero dije que el gobierno y la democracia habían mutado una ‘infectocracia’, y que eso después mutó a una ‘infectadura’”, declaró el salteño en una entrevista que concedió al diario Perfil en donde también dijo que, según la Constitución, “los gobiernos pueden ser más o menos democráticos, o más o menos dictatoriales o totalitarios, sin que eso signifique que uno esté evocando a la dictadura del 76 (…) Dictadura es suspender la constitución, que es lo que ha hecho este gobierno”.

Interrogado si le parecía correcto usar el término para hacer referencia a la existencia de «una dictadura» en un país que sufrió varias, y una como la de 1976 de consecuencias dramáticas, Rinaldi respondió: “Yo no escribí el documento, no puse la palabra yo ahí. Probablemente si yo hubiese escrito el documento para juntar las firmas, quizás no lo hubiese puesto. De todas formas, no me parece mal que se utilice el neologismo en tanto y en cuanto lo que intente es llamar la atención sobre las violaciones a derechos consagrados en la Constitución. No hubo una sola dictadura en la Argentina y no hay un solo modelo de dictadura. Cuando suspendés la libertad de transitar, de trabajo, de visitar a tu familia, y lo haces por vías no democráticas… Le puse ese nombre un poco provocativamente, porque uno trata un poco de sacudir la sensibilidad en la cual está todo establecido de que esta situación en la que estamos es la única alternativa».

¿Qué alternativas propone sin que se genere una escalada de contagios?, le preguntaron finalmente al militante anticuarentena, quien sorprendió con su respuesta: “Creo que hay que probar con la confianza en la ciudadanía. Yo abriría todo lo más que se pueda y reforzaría la necesidad de que todos se cuiden (…) Si yo tuviera que decirle algo al Presidente, le diría que confíe en la gente, que permita que la gente vuelva a trabajar. Si se complica se pueden tomar decisiones, nadie dice que si algo se abre hoy después no se puede volver a cerrar».