Feligreses de Orán juntan firmas | Piden que Zanchetta abandone el convento donde cumple pena por abuso sexual

La movida se llevará a cabo entre hoy y mañana en la Plazoleta de los Jóvenes de Orán. Las planillas con las firmas se adjuntarán a una carta que los feligreses dirigirán al arzobispo Mario Cargnello.

Condenado por la Justicia salteña a poco más de 6 años de prisión por el abuso sexual contra dos exseminaristas, Zanchetta cumple su condena en modalidad domiciliaria en un convento de esa localidad. Contra esa situación se levantan los feligreses de Orán que recurrieron al obispo de Orán, Luis Scozzina, para pedirle que hiciera algo al respecto. Ante la falta de respuestas, decidieron que entre hoy y mañana, de 10.30 hasta las 12, los feligreses convocan a la Plazoleta de los Jóvenes para manifestarse y firmar el petitorio.

Una de las fieles católicas de Orán, Stella Maris Corbacho, declaró a la sección local del diario Página 12 que la semana pasada le escribieron a Scozzina y se manifestaron en el obispado. Al no obtener respuestas decidieron escribir otra carta para Cargnello que será enviada junto a las firmas que colecten hasta el miércoles. Corbacho agregó que si no obtienen respuestas de Cargnello seguirán con misivas al cardenal Mario Aurelio Poli y al Papa Francisco.

Según Corbacho, en la misiva a Cargnello definen como una “triste realidad» que Scozzina «en forma intempestiva, arbitraria, inconsulta y con una manifiesta falta de consideración con los seminaristas y la feligresía» diera alojamiento al obispo Zanchetta en una residencia para sacerdotes jubilados en el Monasterio Nuestra Señora del Valle.

«Creemos que por su intermedio podemos resolver esta situación por la memoria del Padre Diego (Calvisi)» que falleció siendo considerado un santo en «esa residencia hoy habitada por Zanchetta, y además por respeto a las víctimas y sus familiares que se sienten burlados con esta decisión de la prisión domiciliaria, estos jóvenes víctimas de Zanchetta hoy no pueden iniciar un camino de sanación, esta pesadilla continúa donde el único beneficiado es el exobispo, un ser manipulador, con rasgos psicopáticos, insensible, abusador, que lo único que hizo es gozar de privilegios», sostiene la carta.

La Sala II del Tribunal de Juicio de Orán, integrada por la jueza María Laura Toledo Zamora y los jueces Héctor Fabián Fayos y Aldo Primucci, concedió la detención domiciliaria a Zanchetta, quien fue trasladado al Monasterio el pasado viernes 8 de julio.

El obispo emérito fue condenado el 4 de marzo pasado por abuso sexual simple, agravado por ser cometido por ministro de culto religioso reconocido en perjuicio de dos jóvenes exseminaristas y con la pena de 4 años 6 meses de prisión efectiva. Además de la domiciliaria, el Tribunal dispuso el uso de la pulsera electrónica y el control por parte de la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico dependiente del Servicio Penitenciario.

El Tribunal justificó la concesión de la prisión domiciliaria en «los distintos informes médicos”.