La policía montó un operativo para resguardar la seguridad y todo era una broma. Ahora están tras la persona que realizó las llamadas durante el fin de semana pasado.

La información que brinda la central de prensa policial salteña nos indica que durante la noche del sábado hubo dos amenazas de bomba en la ciudad. Una de ellas apuntaba a las oficinas del Correo Argentino y la otra en la Terminal de Buses. Las alertas fueron recibidas en llamadas telefónicas al 911. Ambas resultaron ser falsas. No había bombas.

Los llamados en broma no causaron mucha gracia pues movilizaron a un grupo de Bomberos de la Policía especialista en explosivos. Fueron ellos quienes descartaron la presencia de explosivos en las anteriormente citadas instalaciones.

Posteriormente, continúa el parte policial, el Centro de Coordinación Operativa, desplegó el protocolo de intervención, destinando recursos de áreas operativas e investigativas, quienes evacuaron el lugar preventivamente.

Es decir, se armó un gran revuelo y movilizaron a muchas personas sólo por un par de llamados que resultaron ser broma. Por ello anunciaron que la Fiscalía Penal N° 4 dirige el trabajo policial tendiente a identificar al causante.