Todos pertenecían a la Comisaría 43, de Embarcación. Sobre ellos pesaban distintas denuncias.

La información que por estas horas reproducen distintos portales de noticias en Salta indica que el Ministerio de Seguridad “pasó a disponibilidad a ocho efectivos de la Comisaría 43 de Embarcación”. Sobre ellos recaían diversas denuncias por abusos e incluso torturas cometidas en más de un caso. Las averiguaciones determinaron que hubo incumplimientos de protocolos de actuación operativa y es por esto que se los pasó a disponibilidad y se les retiró el arma reglamentaria.

Entre los hechos más resonados está por ejemplo uno que tuvo lugar en septiembre de 2019. Entonces un joven de 25 años denunció que los guardias de la 43 le dieron una feroz golpiza tras haber sido detenido sin motivos.

A fines de diciembre, también del año pasado, otro aberrante hecho fue cometido por los policías de la misma comisaría. Una joven embarazada fue detenida junto a su pareja en la vía pública, a la salida de un boliche. El muchacho fue torturado y cuando y ella golpeada por al menos dos policías de la 43.

La pareja fue acusada por “lesiones leves, atentado contra la autoridad y obstrucción a la justicia”. “Nos hicieron como que nosotros estamos protegiendo a alguien, no sabemos y nunca nos supieron explicar por qué”, comentó a Salta12 la mujer detenida y golpeada.

Otro caso fue el del sobrino de un periodista de Embarcación. El 13 de enero fue detenido “y lo reconocieron como mi sobrino. Lo empezaron a agredir por las críticas que nosotros hacemos a los procedimientos policiales”, contó al mismo medio el periodista quien p3

confirmó que en la Comisaría 43 no le quisieron tomar la denuncia y que, de hacerlo, tendría que ser en la Fiscalía de Tartagal, pero “como están en feria judicial no están trabajando salvo delitos graves”.