Escucharte (siempre) me hace bien

Carolina Vera, fotógrafa profesional muy reconocida en la escena musical salteña, muestra una selección de imágenes de la mítica banda de rock local “Perro Ciego” que ya va por sus casi 30 años de historia en los escenarios. La mirada de Carolina se concentra en aquello que no se suele ver y que solo es posible de registrar a través de la cámara, para brindar al público una versión más humana de nuestros ídolos. Sus fotos emocionan tanto como los acordes que resuenan de fondo en nuestras cabezas y se quedan para siempre en la memoria.

Si de Perro Ciego se trata, podría empezar diciendo muchas cosas. Diciendo, por ejemplo, que nacieron como una banda de rock llamada “Rocabola” en Salta allá por 1989 y que luego en 1991 mutaron su nombre a “Perro Ciego”. Podría añadir que su nombre es un homenaje a “Blind Dog” un personaje de la película Crossroad (Encrucijada). También podría afirmar que en sus principios predominaba mucho el blues, el rock, el boogie. Que sonaban algunos temas de Los Ratones, de Pappo, de los Rolling Stones. Que sus integrantes, Marcelo Dique “Salchi”, Martin “Gamba” Aguilera, Pablo “Jopo” Zenteno y Carlos “Pelado” Vega se conocieron en un taller de música hace casi 30 años y desde entonces no pararon jamás. Podría decir que la banda no está completa, que siempre va a faltar uno entre sus filas, que Federico Acosta, el “Pibe” Acosta, siempre está presente en la memoria y en algún blues. El gran peón siempre está. Podría nombrar todas las grandes bandas con las que compartieron escenarios (que fueron muchísimas) podría cansarme de nombrar aquellos grandes festivales donde formaron parte o también aquellos pequeños acústicos en cualquier bar, con cualquier amigo. Podría hacer un recorrido por su enorme trayectoria que consagra a Perro como la banda de rock más importante del norte de nuestro país…
Pero solo sería hablar nombrar, decir. Escupir datos. Sería hablar de su historia, sí. De sus logros, de su formación. Pero aun así quedaría mucho por contar. ¿Cómo podría poner en palabras el sentimiento que recorre la sangre cuando Perro Ciego sube al escenario y está a punto de tocar? ¿Cómo explicar la ansiedad transformada en pasión que mueve a muchos salteños, jujeños y a todo aquel seguidor de la banda a recorrer miles de kilómetros sólo para verlos en el escenario, una vez más? Cómo podría describir el significado de pasar mañanas y noches pintando un trapo para verlo flamear cuando se escucha ese tema que (siempre rogamos) esté en la lista de esa noche…Como poder entender a su gente, que entre pogo y gritos, canta a todo pulmón “Perro Ciego…no rompan las pelotas! La banda solo quiere que toquen Rocabola”…
Qué me van a hablar de rock y amistad, si minutos antes que empiece Perro, se escucha que a uno o dos locos le falta para la entrada y entre todos juntamos peso por peso para que ninguno se pierda otra “cena” más. Porque, como bien dice la canción, en ésta cena estamos todos. Qué me van a hablar de agite, si cuando suena Dormilón x 8 no sentís como electrizada la piel al escuchar a toda la gente en el estribillo coreando “Perro Ciego…Perro Ciego”…
Eso y mucho más es Perro Ciego. Casi 29 años de rock, de amistad, de agite. De historias, anécdotas, de viajes. De aguante, sobre todo de los que no esperan nada. De recordar los momentos vividos, de recordar siempre a los que en este mundo ya no están. 29 años de trapos y papelitos volando mientas suena algún blues, de volver siempre al mismo bar, de escuchar ladrar Ronco ese valvular…de pedirle a Salchi que se haga un tema más, de escuchar atentos la guitarra del Gamba que pareciera hablar…el bajo inconfundible del Pelado, siempre bien acompañado con sus movimientos y todo el power de la bata del Jopo, allá un poco al fondo pero que siempre está presente, más en aquellos momentos donde la gente y Perro Ciego son uno.
Ojalá que coincidamos varios instantes, Perro Ciego. Que sean muchos años más. Y jamás olviden que escucharlos siempre nos hace bien. Un rock and roll que acaricia el alma y también, por qué no, el corazón.

Reseña de una fanática seguidora: Julieta Gómez

Podes ver y seguir a Carolina Vera en facebook