El senador dijo que el periodista «no se da cuenta cómo cambian los tiempos». Sin embargo, tiene un razonamiento similar.

El senador nacional Juan Carlos Romero dijo este fin de semana que el periodista Mario Peña «es un hombre antiguo» y argumentó que esa es la razón por la que realizó declaraciones machistas contra su hija, la intendenta Bettina Romero.

El ex gobernador dijo que no le daba «importancia» a las declaraciones de Peña, que en el mes de abril realizó duras declaraciones contra la intendenta salteña.

«No le doy importancia, fue un exabrupto que fue muy censurado en todo el país. El es un hombre antiguo y no se da cuenta cómo cambian los tiempos. Cuando yo era chico él ya era un hombre muy mayor, me imagino que ya se estará por retirar, no sabía que estaba todavía en el aire», dijo Romero en una entrevista en Salta 12.

En el mismo artículo, el gobernador salteño entre 1995 y 2007 dijo que en Salta todavía hay «mucho de machismo» y consideró que se tiene menos tolerancia a la gestión de su hija. «Pero hoy en día las mujeres están en condiciones de enfrentar situaciones difíciles de igual a igual, así que, si alguien tiene una actitud de ese tipo se va a tener que reconvertir, porque las mujeres y ella también, no van a aflojar, y en buena hora», agregó.

Las palabras de Romero llegan pocos días después que emitió argumentos similares que Peña a la hora de hablar sobre las declaraciones de Baby Etchecopar contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Para el ex gobernador, no se puede calificar las palabras del periodista como violencia de género.

«Es medio forzado que una crítica a una mujer que está en política sea solamente puesta como violencia de género», agregó el salteño la semana pasada durante su exposición en el Senado, y coincidió con los argumentos que utilizó Peña en abril para justificar sus palabras contra la intendenta.

Peña había declarado que Bettina llegó al cargo por ser “hija de” y aseguró que mientras fue diputada “tuvo uno o dos embarazos, los cuales se los pagó el Estado porque indudablemente no trabajó”. Sus palabras provocaron repudio hasta del Inadi.

En un descargo posterior a esas declaraciones, Peña insistió en que lo suyo no era “machismo ni feminismo” y acusó a la intendenta de «ponerse un blindaje por el hecho de ser mujer».