La población carcelaria local está por encima de la media nacional.

En Villa Las Rosas y la Alcaidía hay 800 presos que exceden la capacidad carcelaria local. Lo aseguró el procurador general, Abel Cornejo, este jueves tras solicitarle al gobernador Gustavo Sáenz que Salta deje de adherir a la ley de microtráfico.

«Tenemos en este momento una superpoblación carcelaria que preocupa», dijo Cornejo, según difundió El Tribuno,

Los datos son contundentes: en diez años la población carcelaria de Salta creció un 90 por ciento. Sólo en 2018 la superpoblación en cárceles salteñas fue del 41 por ciento. La media del país en el mismo año fue del 25 por ciento.

La ley de microtráfico permite encarcelar y condenar a personas que son capturadas con cantidades ínfimas de drogas. Salta adhirió en 2014 y ya desde entonces se anticipaba que la medida iba a provocar sobrepoblación y una simple persecusión de «perejiles» y no de grandes narcos.