Lo dijo el ministro de Gobierno, Ricardo Villada.

La prohibición de reuniones familiares o sociales en el país decretada por el gobierno nacional trajo confusión en algunas provincias. Salta fue una de ellas ya que aquí hay flexibilizaciones que podrían sugerir contradicciones, como las aperturas de los bares.

Municipalidad de Salta

Sin embargo, se aclaró que mientras los bares e iglesias poseen protocolos sanitarios y personas a cargo del control, en las casas particulares no hay una manera de chequear este tipo de reuniones, por lo que se optó por la prohibición, algo que para el gobierno salteño es «muy difícil».

«Nosotros habíamos limitado los eventos sociales y establecimos la posibilidad de realizar eventos familiares, aunque no van a poder realizarse», dijo el ministro de Gobierno de Salta, Ricardo Villada. El funcionario explicó que el Gobierno nacional «está poniendo un énfasis muy grande en bloquear este tipo de eventos y les plantea a las provincias un desafío, que es controlar esto, algo que es tan difícil».

«Tanto el gobernador como el COE venimos hablando con los salteños respecto a la necesidad de entender que esto tiene que ver con la responsabilidad individual», siguió Villada, según informó Nuevo Diario.

Para aclarar definitivamente los alcances de la prohibición, el ministro dijo que se puede visitar a un familiar, pero «no se puede permanecer en una vivienda por un plazo prolongado de tiempo, sino para realizar una actividad puntual».