El oficialismo parlamentario busca cajonear el proyecto para intervenir Aguaray y la oposición reacciona. El intendente de ese municipio está imputado por el robo de caños del Gasoducto GNEA.

El oficialismo de la Cámara de Diputados de la provincia busca bloquear – una vez más – el proyecto que pide la intervención del municipio de Aguaray. Lo había adelantado el diputado Manuel Santiago Godoy y luego lo confirmó otro opositor, Carlos Zapata, presidente del Bloque Ahora Patria al programa Cuarto Oscuro (FM La Cuerda 104.5).

“El oficialismo no quiere dar la posibilidad de que suba el proyecto y se discuta en el recinto. Con el argumento de que actúe la justicia entramos en una cuestión bastante contradictoria. Al municipio de Coronel Moldes se lo intervino por mucho menos de lo que está pasando en Aguaray. Lo que ocurre allí se puede calificar como de ‘gravedad institucional’ que es una de las causales que prevé la constitución para recurrir al remedio de la intervención. Hay un intendente que está denunciado, la causa avanza, el fiscal emitió un informe acerca del avance de la causa, el Concejo Deliberante debió actuar para removerlo por mal desempeño y por ‘H’ o por ‘B’ no avanza”, resaltó el legislador que así dio cuenta de informe que remitió el Fiscal Eduardo Villada a la diputada Socorro Villamayor sobre la imputación que pesa sobre el intendente Prado: «Fraude en perjuicio de la Administración Pública y robo».

Zapata definió también la condición de «gravedad institucional»: “se presenta porque hay un estado de conmoción derivado de la comisión de un delito. Los remedios institucionales, que sería la destitución, no funcionan porque el Concejo Deliberante alineado con el intendente impide que se llegue a los dos tercios. Síntesis: una persona que cometió un delito gravísimo sigue estando en el Poder avalado no por la razón, sino por la complicidad presunta de los concejales”, resaltó.

En ese punto, Zapata habló de cómo el otro remedio tampoco funciona. “Para ese tipo de situaciones existe el remedio de la intervención, pero el oficialismo no quiere que se trate en la Cámara de Diputados. Vaya a saber por qué. Algunos me dicen que entre víboras no se pican. Yo prefiero pensar que de golpe se les vino la institucionalidad a la cabeza, porque antes no le dieron mucha bolilla a la denuncia en contra de los fueros de los ministros, incrementaron el número de jueces en la Corte. Y cuando el oficialismo tiene una mayoría en lugar de usar argumentos para sus posturas, usan el número solamente”, concluyó.